Un Despertar

noviembre 27, 2007

acostada1.jpg

 

Desperté dentro de la oscuridad, el frío era poco, pero se sentía tan bien, yo estando bajo esas frazadas que calentaban mi piel, desnuda dentro de sábanas y rodeada por almohadas.

El olor, un olor delicioso fue el que hizo moverme… ese humo proveniente de un incienso de rosas rojas…me movía tanto hasta que por fin abrí los ojos y escuché tras la ventana como la lluvia caía gota por gota de una manera que parecía que tuvieran un peso tan profundo desgastante que las atormentaba y sólo querían caer, para así salir de esas nubes cerradas en un cielo abrumado por lluvia que pareciera un llanto casi estallante, las gotas de lluvia querían caer ante el asfalto gris, sucio y frío. Era lo único que buscaban.

 

 

De nuevo el tiempo pasaba y pasaba, se escuchaban los “tic tacs” de aquellas manecillas pertenecientes a ese reloj tan inexistente que sólo yo veía y conocía el sonido del pasar del mismo. De nuevo con los ojos cerrados y boca abajo entre mis almohadas y cojines, sólo daba vueltas entre las sábanas, queriendo que se detuviera, porque era como un martirio que esto siguiera y esos sonidos en mi cabeza eran intolerables, todo, excepto el frío y la lluvia que hacían calmar si no mis nervios, por lo menos mi angustia.

 

La lluvia y los días grises me ponían feliz o por lo menos eso creía, era una sensación muy placentera. Así lo sentía, eso me reconfortaba como las lágrimas escondidas entre las almohadas que se parecían a las gotas de lluvia cayendo en el vacío de una ciudad perdida. Una ciudad ensoñada y triste, llena de lágrimas, gris y con un olor a rosas…

 

Y con eso me quedo, esa sensación tan placentera que me vuelca hacia el esperado sueño tantas veces reclamado un sueño nuevamente, hacia una lluvia gris, un piso de asfalto frío, sucio, de tantas ciudades, que tan solo son una ensoñación, esos días nublados y grises que hacen que cierre mis ojos envuelta en una atmósfera de humo con olor a rosas rojas y es así como vuelvo a mi sueño, a mi eterno sueño para escapar de la realidad.

 

2 Responses to “Un Despertar”

  1. xarleen Says:

    Mi despertar de ayer y hoy han sido amargos, dejándome una extraña sensación que perdura…

  2. Vampiresa Says:

    Creo que yo ya no tengo despertares, caí dentro de una espiral en la que no he podido descansar y así sigo, sin dormir, mucho menos despertar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s