De Neruda

noviembre 30, 2007

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.
.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
 
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

2 Responses to “De Neruda”


  1. …o Neruda, La simpleza de la belleza hecha poesía… hecha Neruda, Orgullo de mi tierra. Acá en Temuco están enterrados los padres de Neruda a los que, de vez en cuando, una rosa les dejo como gratitud…

  2. Vampiresa Says:

    “…Distante y dolorosa como si hubieras muerto…
    y te pareces a la palabra melancolía…”

    Lindo Poema, lindo de Neruda, muy grato de tu parte el que dejéis una rosa en aquella tumba… es algo que realmente pocos hacen al olvidar el recuerdo proveniente de nuestros anhelos y esperanzas, depositadas en palabras de algún noble y destacado autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s