Sirena Varada

abril 13, 2008

…y me he enredado siempre
entre algas,
maraña contra los dedos.
cierras la madeja
con el fastidio del destino,
y el mordisco lo dan otros;
encías ensangrentadas,
miradas de criminales,
a grandes rasgos,
podrías ser tú.

echar el ancla a babor
y de un extremo la argolla
y del otro tu corazón.
mientras tanto, te sangra.
y el mendigo siempre a tu lado,
tu compañero de viaje.
cuando las estrellas se apaguen,
tarde o temprano,
también vendrás tú.

duerme un poco más,
los párpados no aguantan ya,
luego están las decepciones
cuando el cierzo no parece
perdonar.
sirena, vuelve al mar,
varada por la realidad.

sufrir alucinaciones
cuando el cielo no parece
escuchar,
dedicarte un sueño,
cerrar los ojos
y sentir oscuridad inmensa,
entregado a una luz,
como un laberinto de incertidumbre.
esquivas la pesadilla.
y sobrevolar el cansancio
y en un instante,

en tierra otra vez.

el miedo a traspasar la frontera
de los nombres,
como un extraño.
dibuja la espiral de la derrota
y oscurece tantos halagos,
sol, en la memoria que se va…

y duerme un poco más,
los párpados no aguantan ya,
luego están las decepciones
cuando el cierzo no parece
perdonar.
sirena, vuelve al mar,
varada por la realidad.

sufrir alucinaciones
cuando el cielo no parece
escuchar.

Recuerdos

abril 13, 2008

Mientras voy caminando

Te busco en el asfalto

En cada sombra

En cada neblina…

Y voy escuchando tu risa

Cuando las monedas son tiradas

a la suerte, al azar, no sabría diferenciar.

Como te veo repasar esos trastes

esas manos encantadoras

que me cautivaban con esa guitarra.

Cuando las metes en los bolsillos

de aquellos jeans desgastados.

Cabizbajo siempre, queriendo pensar

Pateando piedrecitas al caminar

entre canciones que escuchas

las mismas canciones

que rondan por tu mente

canciones que no

han sido compuestas aún.

Escucho tu voz a la lejanía

como un eco suave

que pareciera un recuerdo

de lo que pudo ser

Que igual es un suspiro

de lo que será.

Entonces un dejo de aire

hace que contenga la respiración

al sentir de nuevo

el latir de mi corazón

al sentir la sangre emanando

de esas grietas en la piel

por verte luchando

contra esos pedazos de hojalata

que de tanto peso que cargabas

ya no te dejaban seguir.

De esa misma sangre

que viste en mí

y ahora brota por ti

por tanto sufrir

por no tenerte

¿Por qué no estás aquí?

Invierno 2008

Y llueve

abril 13, 2008

De nuevo está lloviendo, al igual que ayer… es un placer ver como las gotas caen, cómo es, que la lluvia no puede ser percibida por entes más suspicaces como las más sensibles y vulnerables…

Muchas veces la lluvia es fría, con gotas que hielan, otras tantas es como un leve rocío, como un suspiro, como muchas veces es un tormento, con estruendos que destruyen y vientos furiosos en forma de gritos que estremecen, que asustan.

El viento hoy se arremolina como pensamientos inconstantes e indeseables, como recuerdos sin pasado existente, la lluvia es fría, como la soledad consumida, como una noche sin luna, sin luz.

La lluvia de ayer caía levemente y refrescaba a los que paseaban tomados de la mano, mojando sus rostros llenos de felicidad, el viento movía aquellas gotas a cualquier lugar, a cualquier dirección, sin distancia y caían a la tierra cual semillas haciendo que brotaran flores; como dije ya un suspiro, como si se hicieran el amor.

Pero hoy, hoy sólo hay frío, viento tormentoso, y soledad en un desolado día gris.