To the One I Love

mayo 30, 2008

Sólo te digo que si esta vez va por mi, va para ti también… como los triunfos y derrotas que hemos compartido, como las glorias que hemos recibido y los infiernos en los que vivimos.

Gracias por levantarme y darme esas fuerzas de entre lágrimas ya brotantes, ya insanas, resecas entre mis rizos, con una sonrisa disimulada y escondida.

Infame lucha contra abatimientos y despojos, siguiendo en un camino, en el mismo camino que llevamos los dos, aún estando separados, pero juntos, qué ironía, como la que demuestra tu sonrisa, aquella encantadora sonrisa. Aquella que puede ser una asesina al ser bien interpretada.

Tú en esa, tu carrera, dónde sino puedes más levantas la vista y ves a nuestra guía, LA LUNA, y Yo con mis pasos firmes, fuertes y sonoros, despacio, pero sabiendo hacia dónde voy y el porqué. No dejaré de levantar la mirada ya que se que aunque el cielo sea negro te encontraré, por mucho que nos queramos esconder, esto es sólo un tiempo más. Una batalla más que hay que librar.

Hoy y Mañana, van por mi, van por ti.

Llantos y gritos por un fuego que has encendido, un fuego que sólo tú has de poder apagar.

Lo Sabes… Lo Sabemos.

mayo 29, 2008

Dont think sorrys easily said
Dont try turning tables instead
Youve taken lots of chances before
But Im not gonna give anymore
Dont ask me
Thats how it goes
Cause part of me knows what youre thinkin

Dont say words youre gonna regret
Dont let the fire rush to your head
Ive heard the accusation before
And I aint gonna take any more
Believe me
The sun in your eyes
Made some of the lies worth believing
I am the eye in the sky
Looking at you
I can read your mind
I am the maker of rules
Dealing with fools
I can cheat you blind
And I dont need to see any more
To know that
I can read your mind, I can read your mind

Dont leave false illusions behind
Dont cry cause I aint chnaging my mind
So find another fool like before
Cause I aint gonna live anymore believing
Some of the lies while all of the signs are deceiving…

Consejos

mayo 29, 2008

“Amor… Nunca busques una explicación a él o un entendimiento, un porqué… ya que lo acabarás destruyendo.”

BWO

Gracias a ti

mayo 29, 2008

Las fuerzas se dieron dentro de un desdoblamiento.

Fuerzas dentro de una muerte.

Lágrimas calcinantes dentro de un alma ya perdida.

Vacío dentro de la eternidad.

Nulo y sin igual.

No quieras imitar, mucho menos igualar.

Nadie como EL, nadie como YO.

Nadie como Nosotros Dos.

Te debo la vida…

Un renacer quizás…

Pero no me pidas que sonría…

No me pidas que viva.

Porque tú mismo al irte

me la quitas.

Me quitas la Vida.

Y

Sin TI…

¿Cómo me pides que Viva y que Sonría?

Hambre de Sofía

mayo 28, 2008

Furia intempestiva que arrancabas mis pensamientos, cual filosas dagas yacientes en los subconscientes de quienes no pensaban o se negaban a ello.

La mente ahora buscaba, quería, no se cansaba, pero dolía y en arrebatos se reencontraba con un pasado del que a poco se acordaba, como del presente que ahora mismo resucitaba.

El alimento estaba infestado de fuerza, rencor y venganza, de querer y de poder, de ansias.

El fuego se encrispaba en flamas procedentes de velas ya incendiadas, de cera que ahora ya escurría por esas cornisas formando estalactitas de pensamientos, una lluvia, si una lluvia de ideas.

La tempestad había comenzado y ya no se podía detener, el aire avivaba las masas de nubes en las que entraban palabras, aforismos, silogismos y fórmulas de las que no se había hablado jamás, de las que apenas se estaban formando entre renglones de un libro que no existía, de lo que yacía dentro del gnosticismo.

Pensamientos huecos basados en una nada, ahora eran todo, todo lo que me rodeaban.

Podía más, lo sabía, más el alimento decantaba y se hacía menos denso, con un sabor dulce y tormentoso que era un desgano y unas lágrimas, con un grito desgarrador y ahogado como agonizante que hacía a la garganta resecarse y arder, tras verse hundida en sangre, ahora seca, con unas cuerdas mudas.

Hastío, Fastidio, Perfección

Imperfección, Odio, Recuerdos

Maldición y una Rendición

Ante lo que sería… ante lo que será.

Partícipe en ello, sin dejarme envolver entre hilos de una telaraña, más siendo presa de una red filtrada por la noche convertida en resplandor, en una red que formaban las estrellas, las constelaciones… sin mi guía y escuchando lo que no se oía.

El temblor persistía, el hambre por ella, por Sofía, me consumía.

El tiempo me deshacía y yo ya no hablaba, nunca he hablado…

Más siempre lo he dicho de mi propia voz:

“YO NO HABLO, SOLO ESCRIBO…”

Requiem

mayo 26, 2008

Hace mucho, hace mucho te soñé, yo no soñaba, el que soñabas eras tú.

Y ahora me percato de que con los ojos cerrados vi la realidad de lo que era tu impacto de felicidad. Siempre buscándote a ti mismo, siempre buscando un lugar, ese lugar que no llenaba nadie más que una, aquella llamada Esperanza y te volviste loco al perderla y al sumergirte en espirales.

En ese sueño habían dos manos, en cada una una cruz, como el Cristo de Dalí, así de significativo, en un fondo blanco, tan vacío como ataúdes que no se querían llenar más que con deseos enmarcados en palabras. Tu búsqueda, eterna búsqueda entre ti mismo, las mujeres y un dios…

Filosofía y Arte quedaron atrapados entre barrotes, como el miedo a lo que vendría quedó fundido en una caja, dentro de cientos de baúles. Una cajita azul en la que me quería sumergir para ver rocas a mi despertar. Entre desvaríos y enfermedad. Nauseabunda oscuridad, interminable final.

Las botellas se consumieron mientras me dedicabas una partida de ajedrez, jugándolo con tu estrategia de espiral, el cual ganaste, más te llevaste una felicidad.

Más te llevaste a aquel surreal, aquel que era mi ideal, aquel que quise, aquel con quien no debía estar.

Te lo llevaste por el fango, cortándole el cabello, afeitándole y sonriendo ante una cámara, mostrándome una oreja que ya no sería nunca mía, nunca para mi, ya no más.

Preferiste los hongos, aquellos hongos que te confundían y te hacían mirar lo que los gusanos han de saborear, tu propio cuerpo, así como tu maldita mentalidad, en un escape fugaz. Esos en los que te escondiste como si todavía buscaras a Alicia dentro de Wonderland. Esos hongos que eran sólo una sombra que te cubría, esos hongos que eran tu sombrilla ante ese sol que nos consumía, ese sol el que me perseguía, ese sol que era la luz, esa luz que se miraba desde un balcón en un despertar después de algarabías.

Preferí dejarte, no quería ser cómplice de una vana felicidad, y ahora te veo muerto entre esos gusanos que carcomen tu carne y yo, yo no te puedo olvidar, porque me diste felicidad, compartiste el gris y las noches sin final, los abrazos y una interminable como fugaz amistad.

Porque sigues persistiendo en mi memoria, en la memoria perteneciente a mis olvidos, sino, no te podría recordar, pero ahora te pienso por el miedo, acompañante de ambos, y por una lluvia que entró por mi ventana en esta madrugada, sin rayos, sin truenos, calma, ahora, ahora que no estás. Ahora que los días, como meses y años han pasado transformados por horas en un reloj blando al explotar.

Sé que no debo de extrañarte, pero si lees esto sabrás que no hay más palabras, que no hay más que hablar, sino que hay que ensayar, y hay que estudiar.

Para ti, mi mejor amigo… este Requiem.

No Desesperes

mayo 25, 2008

“No desesperes, ni siquiera por el hecho de que no desesperas. Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives.”

Franz Kafka

Y tanto miedo se le tiene a la vida y al vivir que se prefiere estar muerto, ya sin sentir, sin esperanza, sin espera, desacierto, ventura o desventura, más que sólo sufrimiento.

Y es verdad, surgen fuerzas…

Buen Corazón

mayo 25, 2008

Acabo de recibir otro premio, en verdad me hace ilusión, es extraño y más para estas fechas que sólo he escrito y mis borradores están entre papel y tinta… sin embargo lo acepto cordialmente de Nieves, que en verdad es una adivinanza saber cómo me ha encontrado. Tengo que responder a varias preguntas y aunque es un poco de mi disgusto hacerlo, lo haré… pero a mi estilo.


MEME-COTILLA

*-Un color: ¿No se han dado cuenta? EL GRIS

*-Un número: EL Número 4

*-Un libro: Hamlet de Shakespeare

*-Una canción: Contigo

*-Una comida: Jamón Serrano, queso Gouda, Pan, Ensalada Verde, Quiche y Vino Tinto.

*-Un postre: Crêpes


*-Un lugar:
EL bosque Negro y no me refiero al de Alemania o ¿quien sabe?


*-Una película:
The Wall


*-4 x 7:
10 (Numerología)


*-Un momento del día:
No hay días para mí.


*-Un momento de la noche:
En las que contemplo la luna, sobre todo aquella, LA LUNA LLENA.


*-
¿Blog, foro o chat?: Blogs


*-¿Te has sentido alguna vez acosado virtualmente?
: Tengo paranoia, no podría responder atinadamente…


*-3 x 8
: ¡¡¡y todos tienen que ver con MI NÚMERO!!!


*-Un referente en tu vida
: La literatura


*-
Un referente histórico: El Vino


*-De ficción:
La realidad del Subconsciente


*-¿Un café?:
Tres Mochiatos por favor


*-Proyectos Inmediatos:
Seguir leyendo y estudiando (MAS) ·

*-¿Eres feliz?: NO…¿SE NOTA?

*-¿Te atreves a decir tu edad?: No repito las frases. Soy filósofa y me gustan los clásicos…


6 COSAS QUE SÍ Y 6 QUE NO
ME GUSTAN ·

Me Gustan

1) El Frío

2) La neblina

3) El OTOÑO

4) Viajar

5) Leer y Escribir

6) Los chocolates y el vino tinto

No me gustan

1) EL Sol

2) Juegos Estúpidos

3) La inconsciencia y no psicológica… precisamente hablando, bueno yo me entiendo.

4) La Espera

5) El Maltrato tanto físico como psicológico

6) La falta de Respeto

***

Y ahora entrego el premio a estas personas tan especiales para mí.

Xarleen

Carla

Matías

Viento

Reaper Stinky

Julián

Marilupy

Un beso y gracias.

A la Luna

mayo 21, 2008

¡Oh tú, la hermana de la luz primera,
símbolo del amor en la tristeza!
Ciñe tu rostro encantador la bruma,
orlada de argentados resplandores;
Tu sigiloso paso de los antros
durante el día cerrados cual sepulcros (2),
a los tristes fantasmas despabila,
y a mí también y a las nocturnas aves.

Tu mirada domina escrutadora
y señorea el dilatado espacio.
¡Oh, elévame hasta ti, ponme a tu vera!
No niegues a mi ensueño esta ventura;
y en plácido reposo el caballero
pueda ver a hurtadillas de su amada,
las noches tras los vidrios enrejados.

Del contemplar la dicha incomparable,
de la distancia los tormentos calma,
yo tus rayos de luz concentro, ¡oh luna!,
y mi mirada aguzo, escrutadora;
poco a poco voy viendo los contornos
del bello cuerpo libre de tapujos,
y hacia él me inclino, tierno y anhelante,
cual tú hacia el de Endimión en otro tiempo.

Goethe

A ti.

Los Girasoles

mayo 16, 2008

Una noche te pregunté por los girasoles y me respondiste que casi estaban terminados, Otra noche te pregunté qué como iban ya y me respondiste que ya estaban mirando hacia otro lado.

Tenías razón y no me di cuenta, el invierno estaba por terminar y el sol ya estaba saliendo, el sol los había cambiado de dirección, una dirección en la que no estábamos tú y yo.

Nos perdimos, nos hemos perdido tantas veces que la fe que sostenía en ti se ha ido, conforme han ido cambiando las estaciones y la fases de la luna, ya no puedo creer en ti, ni en lo que me dices, no puedo ni creer en lo que alguna vez fuiste o fuimos.

Tomamos distintas direcciones, en primera porque yo lo decidí, en segunda porque así debió ser, en final para al mismo tiempo irnos separados y supuestamente felices, éramos tan, pero tan parecidos que hasta ahora veo que en verdad sólo éramos los ecos de un pasado, un pasado de un presente que no existió jamás.

Sé que en las noches me buscas, se que hace mucho te dejé de buscar, las pinturas de Goya, y de Van Gogh, no hacían más que recordarme tu justa ingratitud, no hacían más que viera en realidad lo que no quería ver, aquel que era más físico e instinto, aquel con quien compartí mis días y mis noches, aquel que me hacía llorar por días enteros como lo hago ahora al pensarte.

La última vez que nos vimos, nos vimos diferentes, seguíamos en nuestros cambios, en los que sin darnos cuenta teníamos a la vez, al percatarnos de lágrimas que no podrían ser de alegría sino de un odio enfermizo, o un amor ya odiado, en verdad no lo sé.

Por las noches, cuando estoy sola, por mucho, en una desesperación agobiante y contrastante sigo saliendo de la torre, de aquella torre en la que he estado por tanto tiempo y mientras bajo las escaleras en forma de caracol, esas escaleras de piedra, me doy cuenta de que salgo a buscarte, aún cuando mi destino me enseñó a dejarte, ahora busco un recuerdo, entre el bosque negro, mientras el aire helado refresca mi cara y con una vela chorreante por la cera me va quemando la piel, voy sujetando mi vestido para no caerme, veo el claro de luna que resplandece sobre ese lago que fue el primero, donde ya no hay cisnes, donde los cisnes ahora están muertos y encuentro recuerdos de lo que era un estudiante, de lo que era un monstruo que descubrí, al hacerte llorar sangre por el dolor que te partió al yo irme y dejarte para convertirte en lo que eres y cobrar tu venganza.

Pero ya no quiero más salidas en esas noches, ya no quiero buscarte, ni quiero sufrir, ya no quiero recordar tantas y tantas veces cómo te esperé, como posé para esas pinturas, ya no quiero correr, quiero estar en mi castillo y si me tengo que encerrar con candados y cadenas lo haré, porque ya no te perteneceré y sé por todo que no me buscarás más.

Tus palabras son lo más vano que tengo ahora en mi vida, en lo que digo que era mi vida, ya no las creo y sólo me laceran como dagas filtrándose por mi cerebro para así herirlo y en forma de una lobotomía inhumana haciendo lo imposible para olvidarte y no sé como lo haré, no sé como hacer que no me lastimes si ya no estás, en realidad no lo sé.

Pensé que me hacías falta y ahora sólo veo que por tantos años, por vidas y muertes que hemos compartido, por una misma cama y una máscara comprada en un viaje ahora rodante en el fango, veo que no fue real, o así lo quiero pensar, para poder algún día salir al mismo bosque negro y ver la luna, entre la lluvia y ese lago donde yacen los cisnes muertos, y sentir el goteo de esa lluvia en mi rostro, pero ya no pensar en ti, ni extrañarte más.

Para así tener el recuerdo de los Girasoles y la Maja Desnuda en mi habitación, pensando que ya no hay nada, ni hubo nadie detrás, porque es lo que quiero. Mirar el sol y dejarte pasar, como esos girasoles que te dejaron de mirar.