Requiem

mayo 26, 2008

Hace mucho, hace mucho te soñé, yo no soñaba, el que soñabas eras tú.

Y ahora me percato de que con los ojos cerrados vi la realidad de lo que era tu impacto de felicidad. Siempre buscándote a ti mismo, siempre buscando un lugar, ese lugar que no llenaba nadie más que una, aquella llamada Esperanza y te volviste loco al perderla y al sumergirte en espirales.

En ese sueño habían dos manos, en cada una una cruz, como el Cristo de Dalí, así de significativo, en un fondo blanco, tan vacío como ataúdes que no se querían llenar más que con deseos enmarcados en palabras. Tu búsqueda, eterna búsqueda entre ti mismo, las mujeres y un dios…

Filosofía y Arte quedaron atrapados entre barrotes, como el miedo a lo que vendría quedó fundido en una caja, dentro de cientos de baúles. Una cajita azul en la que me quería sumergir para ver rocas a mi despertar. Entre desvaríos y enfermedad. Nauseabunda oscuridad, interminable final.

Las botellas se consumieron mientras me dedicabas una partida de ajedrez, jugándolo con tu estrategia de espiral, el cual ganaste, más te llevaste una felicidad.

Más te llevaste a aquel surreal, aquel que era mi ideal, aquel que quise, aquel con quien no debía estar.

Te lo llevaste por el fango, cortándole el cabello, afeitándole y sonriendo ante una cámara, mostrándome una oreja que ya no sería nunca mía, nunca para mi, ya no más.

Preferiste los hongos, aquellos hongos que te confundían y te hacían mirar lo que los gusanos han de saborear, tu propio cuerpo, así como tu maldita mentalidad, en un escape fugaz. Esos en los que te escondiste como si todavía buscaras a Alicia dentro de Wonderland. Esos hongos que eran sólo una sombra que te cubría, esos hongos que eran tu sombrilla ante ese sol que nos consumía, ese sol el que me perseguía, ese sol que era la luz, esa luz que se miraba desde un balcón en un despertar después de algarabías.

Preferí dejarte, no quería ser cómplice de una vana felicidad, y ahora te veo muerto entre esos gusanos que carcomen tu carne y yo, yo no te puedo olvidar, porque me diste felicidad, compartiste el gris y las noches sin final, los abrazos y una interminable como fugaz amistad.

Porque sigues persistiendo en mi memoria, en la memoria perteneciente a mis olvidos, sino, no te podría recordar, pero ahora te pienso por el miedo, acompañante de ambos, y por una lluvia que entró por mi ventana en esta madrugada, sin rayos, sin truenos, calma, ahora, ahora que no estás. Ahora que los días, como meses y años han pasado transformados por horas en un reloj blando al explotar.

Sé que no debo de extrañarte, pero si lees esto sabrás que no hay más palabras, que no hay más que hablar, sino que hay que ensayar, y hay que estudiar.

Para ti, mi mejor amigo… este Requiem.

8 Responses to “Requiem”

  1. Sakkarah Says:

    Precioso escrito…

    Un beso, guapa.

  2. Vampiresa Says:

    Gracias Sakkarah, por cierto no sé que pasa que no puedo dejarte comentarios… se traba en la ecuación ja!

    Besos

  3. Caminante Says:

    Se siente la furia, la rabia… todo pasa tan deprisa, cada frase va a doscientos veinte por hora, cada frase es un puñetazo que un desgastado cuerpo recibe, duros golpes que recibes sin cubrirte, otras palabras son pellizcos en la carne podrida que aún siente el dolor.

    Después de la lectura, sientes como si un camión hubiese pasado encima de ti… pero aún sigues vivo…

    Un abrazo fémina.

    pd. otro texto genial, como siempre.

  4. Vampiresa Says:

    No sé en realidad si ese efecto tenga a quien se lo haya escrito… esté en dónde esté…
    Ya no le reconocía, pero de algo si estoy segura… la fuerza, el coraje, la rabia como lo dices, están presentes por hacer de un genio un desperdicio y un dolor, por no querer ser una más… una más de las manzanas podridas…

    Gracias por el halago.

    Besos.

  5. JLJ Says:

    Si tuviéramos el poder en nuestras manos, para cambiar aquello que siempre debiese estar “vivo”, quizás sería todo más hermoso, sufriríamos menos… Pero el dolor es parte de uno, no debemos rechazarlo, puede sacar lo mejor que uno lleva dentro (igual que lo bueno, puede sacar lo malo). En el camino siempre caen… Hay que aprender a levantarse y echar una mano al que está tendido a tu lado, darle un empujón, pero cada uno debe labrarse su propio camino y en todo hay un límite. Todos hemos dejado atrás a quienes no querían andar y pese a la pena que llevaremos durante mucho tiempo, quizás sea más humano recordar sin saber que no querer saber estando a tu lado.

    PD.: dura película la de “Réquiem por un sueño”, pero me gustó.

    De un hombro a otro hombro…

  6. Vampiresa Says:

    Así mismo es… mientras se va por ese camino, uno cae, pero se levanta, muchas veces los que iban junto, se quedan ahí, abajo, pero uno tiene que seguir, por más que duela ver a alguien caer.
    Extender la mano a alguien, y más a alguien que quieres o es de importancia, siempre, pero hay un límite y es cuando la misma mano ya es carcomida….

    Fue mejor así, gracias.

    P.D. La peli, si, fuerte, pero con una realidad tremenda.

    Un beso.

  7. Adamas Says:

    Me encanta toda la fuerza y rabia que transmites en este texto y la música la complementa genialmente. Me encanta esa banda sonora.

    PD: dejé un comentario en el primer poema “Aun”, me dio problemas la pág asi que no sé si habrá quedado escrito, a ver si queda este por lo menos…

    Talueguin

  8. Vampiresa Says:

    Adamas: Gracias por pasar y leer lo que voy escribiendo, si en realidad hay coraje y mucha fuerza cuando escribí eso y como dices esa banda sonora lo complementa perfectamente.

    P.S. tu comentario si quedó, pero tengo el modo de aprobación activado 😉

    Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s