Oliver

junio 14, 2008

De todas mis vidas, tanto pasadas como presentes; de aquellas vividas y de aquellas soñadas.

De esas en las que te buscaba…Hasta que me encontraste.

Y TÚ, EL UNICO.

Te hiciste presente, por mucho que te creí inexistente, por ser una parte de mí, o igual a mi; mi versión masculina y por ti es que estoy aquí, tratando de ponerme de pie. Siguiendo en mi camino, ya no más perenne, ni en más soledad pues te llevo conmigo, dentro mío, en nuestra oscuridad y aún te veo entre lágrimas de felicidad.

Pues al no tenerte, es cuando en tu vida estoy más presente.

Al no tenerme es cuando te vas fundiendo como colapsando en mí; con pasión escondida y dolor albergado tras sonrisas explícitas; implícitas que sólo nos hacen reír como sufrir a ti y a mi; como ante los ojos de los demás aparecen los reclamos del porqué y de los no entendimientos, cuando a ti es a quien más he entendido, cuando eres tú a quien más he dañado, como por quien más he llorado.

Y ahora tú, fugitivo y yo, errante, vamos separados, unidos por un beso profundo ahogado en la garganta, como un grito que desgarra y deja sin palabras, sólo queda la sangre y el dolor que emana, sangre que fluye, sangre compartida, sangre inhumana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s