Un Temor

junio 26, 2008

No podía respirar, el frío me inundaba y la sangre se agolpaba a borbotones dentro de mi nariz.

Eso era lo que significaba como implicaba el no salir, el no poder obtener lo que ya me pertenecía.

Esa, mi amada libertad.

El daño que producía el propio miedo al estar ya oscureciendo dentro de la mística y prístina luz que significaba un despertar, un amanecer más.

La cegadora llegada de la hora que tan ansiosamente esperaba, para que no llegara jamás.

Estando dentro de la oscuridad poblada, como infectada por voces y la soledad iluminada por una luz que aún no aparecía o quizás no veía… ya que no podía más observar.

Mayo 19/2008

Hoy como Ayer

junio 26, 2008

Te lo dije

Gracias por este día

Gracias por darme fuerzas

Por encontrarme a mi misma

Dentro de la Oscuridad.

Por ver lo que ya habías visto en mi

Que espero, no olvide jamás

Al verme yo misma

Ya reflejada en ti.


Por un amanecer

En el que por fin descansé

Cuando me llenaste de besos

Y cuando tú me viste

Cuando ya sin más

Yo te buscaba en soledad.

Entre silencios porque las palabras

Ahora ya simplemente enmudecían.

Gracias por ser mi cómplice

Gracias por estar

Y más cuando te necesité.

Porque siempre me has encontrado,

aún sin saberlo

cuando yo misma te he buscado.

Porque bien lo sabemos

Nadie como tú

Nadie como Yo

Simplemente somos como somos

Somos Nosotros Dos

Y eso completa la Imperfección.

Por encontrarme cuando los dos estábamos escondidos y así llegar hasta un final que sólo será el inicio de la recompensa que buscamos desde siempre y que sabemos mercemos ya.