Este Verano

julio 13, 2008

Los veranos de hace algunos años eran diferentes, aunque leyendo ciertas letras parecen o evidentemente son iguales.

Hubo una vez que escribí algo que se llamó “Días de infierno y Noches Gloriosas”. Era una dedicatoria… y mi muerte. El sol me consumía como el calor y las fiebres, pero por las noches era diferente y lo dije.

Llegaba (él) y me cambiaba todo el sentimiento que parecía insufrible ya. Todavía lo recuerdo. Hoy por hoy hay frío, llueve torrencialmente y mis pies descalzos se llenan de fango como de heridas pulzantes y sangrantes.

Mentiría si dijera que no me duele.

El espacio y la lucha parece que se acabó, aunque no me gustaría darme por vencida. Tuve que regresar a recuerdos dolorosos, a ciertos lugares,  entre los cuales veo cristales en donde no me reflejo, tiendas y restaurantes que existen desde siglos atrás, Dónde alguna vez fui feliz entre lágrimas y marginaciones.

Ahora ya nada me importa, sustacias que me son prohibidas, enfermedades, dolores físicos como emocionales que provocan las remenbranzas de un ayer que se han convertido en un hoy. A veces me parece insoportable esta sensación.

Hace frío, en verano, ese frío de muerte que me ha colapsado, incluso por días enteros. Sólo perdiendo lo único que he tenido. A mi misma. Girando y cayendo dentro de un laberito en forma de espiral, en el que no veo una entrada, ni mucho menos una salida.

Ahora no lo tengo a él. O tal vez sin darme cuenta sí.

No me refiero, a, que esto se haya acabado por él. Todos me dijeron que  no me convenía, por las lágrimas… pero ahora veo que no lo puedo alejar, porque no está. Y me hace falta.

Me siento al borde de un abismo, el cual es tan profundo que no puedo ni siquiera vislumbrar una caída, ya que desde ese puente, la neblina, o nubes quizás, se interponen ante mis propia vista.

No estoy deprimida, estoy muy triste y me siento vieja. Mi cuerpo no denota mi edad. Mi rostro mucho menos; o eso han dicho.

Las inundaciones de este verano, las han provocado mis lágrimas…

Las noches parecen incendios, atormentando mi mente, sólo cuestionando el porqué de muchas cosas, remontándome a mi infancia, a mi adolescencia y a mi cambio. A mi muerte.

¿Por qué ahora no piedo morir?

¿Por qué mi organismo no reacciona como lo debería de hacer ante una persona “Normal”?  Sí, lo sé, es una maldición la inmortalidad, pero no la busqué. Sin embargo ella se llevó todo mi pasado, mi felicidad y mi personalidad. Ya que la que escribe esto, no es la de años atrás, esa mujer murió y se convirtió en alguien que no se puede ver, que sufre por un pasado, tratando de encontrar en él mismo respuestas.

Mientras camina por los bosques y se empapa con la lluvia, con la ropa hecha jirones, y descalza… siempre buscando, siempre pensando… fundida en libros y letras, en pinturas, tratando de hacer un autoretrato de lo que podría ser, más si maldición es no poder verse, incluso reencontrarse.

¿Cómo poder completarse?

P.S. Extraño esas noches de gloria… te extraño.

8 Responses to “Este Verano”

  1. Insomnia Delirata Says:

    ¿Quien quiere vivir para siempre?, ¿quien quiere amar por siempre?

    Aysss, la maldición te condenó a vivir una muerte en vida y, ahora, estas sola. No obstante, estoy seguro de que seguirás buscando…

    Seguiré atento tu camino…

    Daemonicus Imprimatur.

  2. Vampiresa Says:

    Daemonicus Imprimatur… esta maldita maldición y viajes me dejaron ¿sóla? No lo sé con certeza.

    Yo no quiero vivir por siempre, tampoco amar por siempre…No sé a los demás, pero por el momento no es mi móvil… al contrario.

    Si seguirás atento mi camino, tendrás que internarte en bosques negros y soledad perpetua… 😉 noches sin días.. he ahí un riesgo 😀

  3. xarleen Says:

    Este verano será diferente, pues le tengo a él…

    Ojalá tu tb le tuvieras amiga 😉 (altuyo claro xD)

    Besos y abrazos hermosa!!

    ^^

  4. Vampiresa Says:

    Así es amiga, este verano es diferente.

    Gracias por ese arabismo y esos deseos para mi 😉

    Te quiero linda!

    Besos!

  5. Marilupy Says:

    Vampi… niña bonita… en algún verano de las pisadas idas o por venir está tu alegría dolida…
    … te completarás cuando la tengas en tu mente comprimidamente ampliada…
    Besos amiga!

  6. Vampiresa Says:

    Linda, sólo espero que llegue el otoño, tal vez recuerde lo que fue la felicidad, aún, cuando en algún momento fui feliz en un verano…

    Mis cariños para ti!!!

  7. Daemonicus Imprimatur Says:

    Estoy dispuesto a correr riesgos 🙂

  8. Vampiresa Says:

    Jajajajaja.

    Esos bosques tienen maldiciones y espíritus de muertos… pero puede que no te asusten Daemonicus, porque todos los que se internan me tienen miedo a mi… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s