En una noche de Verano

agosto 24, 2008

El calor era insoportable… las hadas verdes colgaban de mismas copas de los árboles… la luna estaba escondida y centelleaban millones de estrellas en el infinito…

Los robustos troncos hacían que pudiera descansar y pensar en la soledad, en aquella soledad compartida que se dió en una noche de verano… cuando me abrazabas y yo me fundía en un no querer, ni amar, simplemente adorar, pero resultó demasiado onírico y en una noche de invierno el sueño de verano terminó.

Esta noche te recuerdo… más no estás, como yo no estaré…te dejé y ahora sólo veo un peón queriendo coronarse… o que quizá se coronó ya. Veo tu rostro aunque sólo reflejes tu espalda cuando miras al espejo, como en un cuadro de Magritte.

Siento el calor del mismo dolor y desesperación por no tenerte, por haber dicho “NO”, y después no poder discernir entre mi mente y ¿yo?…

Pero es indiscutible, te veo con un sombrero tomando una gran taza de té… por fin saliendo y enfrentándote a lo que no podías… sin mí.

Ha pasado el tiempo, más las fechas las tenemos presentes y sabemos lo que se acerca… y qué no daría por pasar de nuevo esas lluvias contigo aferrados de la mano…

Siempre yendo contracorriente… peleando contra los molinos, verte entre sueños, cuando dormías a mi lado, queriendo estar más tiempo…escribiendo por horas, queriendo derretir más esos relojes, acariciando el de tu pie… teniendo tu oreja como regalo y tus lágrimas como el recordatorio de lo que no debíamos de hacer.

Y que me esperaras sentado debajo de un árbol leyendo algo… como yo, cuando te leía sobre una princesa al dormir, cuando te abrazabas a mi cintura y yo acariciaba tu cabello.

Cuando una noche me viste en la alfombra roja… con los pies entumecidos de frío y llorando.. y fue cuando me dijiste que nunca me habías visto más hermosa…

Recuerdos en esta noche… todavía de verano, pasado inexistente y turbio como la tormenta que se formó cuando me fui de tu lado.

Hoy y muchas noches más te extraño… a ti y a todos tus otros “Yo”…

En el Balcón

agosto 24, 2008

Se veía tranquila… apacible en una mañana… viendo el amanecer tras las cortinas dentro de un horizonte, mientras sus bucles volaban hacia atrás de sus hombros y por su espalda…

Quienes la veían se preguntaban en qué pensaría… Nunca nadie lo supo.

Dió una media vuelta y entró a su habitación… no podía llorar, estaba en shock, pero sabía muy bien el porqué, más no lo podía demostrar…

En esos instantes dejaron una bandeja de plata en su escritorio, con una carta… de alguien que la había visto y quien le decía… la tormenta ya pasó.

Más no sabía que el Sol aparecía, y con él, un temor… de lo que pronto, muy pronto se presentaría, habiendo perdido lo único bello que para ella era lo mejor… la noche y esa luna.

Sin Sentido

agosto 24, 2008

No tengo una vista digna…ya no te encuentro, veo borroso, caigo y caigo, pero percibo y observo como los demás no lo pueden hacer.

No tolero el olor de los perfumes… por los recuerdos de cuando niña perdí mucho y tu olor en mí no lo olvido; más adoro usarlos, porque dejan un rastro a mi paso… y todos viran su vista hacia donde me dirijo.

No tengo gusto, se fue con otra y no sé distinguir el sabor de la comida; más no me pierdo de una buena botella de tinto o quien sabe… porque en copas muchas veces se confunde con la sangre.

No siento más que quemaduras en la piel y ardor… más el más profuso de los dolores es el que alberga mi interior.

No escucho, porque me ensordecieron con palabras que parecían una lobotomía sin anestesia… pero recuerdo las canciones y las canto… como oigo a esos cantos en los que me albergo al descansar o por lo menos al quererlo.

Mi intuición se perdió contigo y yo… ya no tengo nada que hacer, porque esto que escribo ahora… (ni siquiera para mí) ya no tiene ningún sentido.

Mi Tiempo

agosto 24, 2008

El tiempo sigue pasando.

Aún queriendo detenerlo, ocultándome del infame astro Rey, como destrozando relojes y fotografías, quemando calendarios y postales… escapando entre espirales. Aún así llego de nuevo a otro año.

Me duele, porque se sigue en un cambio, sin embargo me encuentro perdida… sigo buscando la salida de este laberinto, y observo lo que era mi vida en retrospectiva y sin yo quererlo veo que sigo en el mismo círculo, en el cual no sé como entré.

Sin embargo veo que se ha crecido, se ha aprendido y he encontrado mucho de lo que hace tanto, creí haber perdido, incluso ni siquiera haber obtenido, me doy cuenta de lo que tengo aunque sea a base de pérdidas, de dolor y de muertes.

Lo que salió de un escondite ahora se ha transformado en lo que ha sido mi motivación por seguir en esta lucha constante a la que muchos llaman vida.

Otro año continúa y no me agrada, no me gusta que siga pasando, estando en dónde me encuentro. Encerrada y luchando por lo que es mi vida, que me costó la muerte… estoy cansada, muy cansada y no me puedo levantar… sólo veo luces dentro de la oscuridad que me recuerdan sonidos en forma de voces que ya se escuchan como ecos que no quiero que desaparezcan…

Son mis recuerdos… dolorosos, grises, sin color, pero con un dulce sabor que combina lo que fue un pasado de felicidad con un presente lleno de lágrimas… y sin un futuro, porque ya no hay vida… se perdió su sentido en las batallas, en las luchas y sólo quedó lo que son destrozos y despojos… viendo hacia atrás, viendo quien era, y sufriendo por quien soy…

Estoy rota, quebrada en mil pedazos y sé que no volveré a ser la mujer que antes fui, como se también que no encuentro la entrada del laberinto, aunque ahora mismo sé en dónde se encuentra la salida… más esa salida ha sido bloqueada con lápidas de mármol… ya no hay fuerzas…

Y odio cuanto veo… porque me lastima y ya no quiero más daño.