Mi Príncipe

septiembre 29, 2008

El Príncipe que no existió más que en un cuento, aquel que de caballero ya reinó su propio imperio. Del que quiero escapar, más no puedo.

-Déjadme, Déjadme en paz…

Yo te digo… más no haces sino reírte como aquellos, los que estaban antes y después de alguien como tú. Esos los enmascarados, los falsos príncipes que no llegaron más que a papel en su trágico arrebatar.

Ya no te quiero! no, no puede ser… más te siento cada vez más profundo y tu sonrisa titirita como un cascabel; ahora son tus propias palabras las que me han herido…las que han sido como una estocada, la final, sin que escucharas si una, ni una sola palabra de las que he dicho en nuestro funeral.

Me escondo para no verte y en cualquier lugar, en una copa o en una canción te encuentro, incluso si hay sol… y no, ya no me divierto, en las noches no me dejas de buscar, persigues mi andar y yo, sigo queriendo escapar, más no lo consigo.

Este es mi pago por cada cual, por la enseñanza en contrapuntos y similares al andar, un reino abandonado ya al azar, siendo no más que recuerdos, quizás del más allá, de lo que nunca tuvimos, más de lo que siempre vivimos.

Que veo hoy, NUNCA fue real.

El Príncipe se quedó en un libro y su amante por igual, mas yo ahora lo escribo, siendo que no, no puedo, aunque quisiera no te puedo olvidar.

Pero el tiempo seguirá su curso y viendo que no estamos, tal vez algún día, entre leguas de fuego seremos consumidos y nos amaremos quizás más.

Escrito desde hace mucho tiempo,

tanto que no recuerdo cuando fue…

4 Responses to “Mi Príncipe”

  1. davidgl Says:

    Y digo yo, no sé eh, desde mi posición de rana no encantada. Qué manía con el príncipe, que os entiendo, pero leches, si el tipo normal sin máscaras ni artificios igual vale todo un reino. No sé, eh, es una idea.

    Saludos republicanos, claro.

  2. Vampiresa Says:

    El tipo normal podría valer todo un reino, imperios y más allá… pero dime

    En dónde está?

    No sé las demás, pero yo sé que ciertos príncipes (los míos, claro) tan sólo están en libros…

    Quizás sea el encanto de una ensoñación…

  3. Daemonicus Imprimatur Says:

    Que ejercicio, jamía, que ejercicio!!!

    Comparto tu opinión. No sólo los Príncipes, sino también las Princesas sólo están en viejos libros y polvorientos grabados.

  4. Vampiresa Says:

    Daemonicus: Gracias 🙂 ayer vi que en realidad están en los libros y descubrí a una hermosa princesa que me hicieron ver…

    Quien sabe… podría ser un Príncipe el que vió a esa Princesa en un libro…

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s