Guardados

octubre 31, 2008

Todo se guardó.

Pero ha llegado el tiempo de sacarlo de ese viejo cajón y sacudirles el polvo, verlos frente a frente y enfrentarlos…

Quedó muy poco tiempo y la magia se extinguió.

Un cuaderno en llamas y la pluma sin tinta quedó.

Fotografías marcadas, no más que en la memoria.

Los recuerdos perdidos, de unos días no vividos.

Todo se guardó…

Así, como cuando alguien es enterrado vivo…

Pero esperemos o quizás esperamos que este alguien pueda salir de ese cajón, de esa tumba, de ese olvido, de aquel lugar en el que se pierde entre la misma nada.