Delicia

noviembre 2, 2008

Vanidad que pecas en mi hogar

Profanando mi verdadera beldad

No me dejes, Nunca me sueltes

Tómame y tras pisadas lejanas

Marca mi camino…

Cuando el silencio se haya ido

Enmarca todo con mis pasos sonoros

Que por esas avenidas hubieran de pasar.

Hechiza con las sombras de un mágico

y malicioso perfume y así en las noches

No los dejes de mis garras escapar…

15 de octubre 2008

3 Responses to “Delicia”

  1. x Says:

    Serán los dientes como agujas hipodérmicas penetrando en las venas en busca de la suprema sangre que alimenta las ansias de morder…

  2. Daemonicus Imprimatur Says:

    Personalmente, como Robe, considero que los tengo todos: la Vanidad no es mi único pecado (ni capital: La Lujuria, el orgullo, la gula, la soberbia o la ira, la envidia, la pereza y la avaricia.)

  3. Vampiresa Says:

    X: Será la búsqueda de lo que se tuvo, de lo que se obtendrá…

    Daemonicus: La Vanidad puede ser madre de muchos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s