Real

marzo 8, 2009

Te regalo una rosa desnuda de espinas.

Te entrego lo que soy en el más puro de los sacrificios.

Camino hacia la luz del Sol; pensando en ti.

Caigo en los huecos que el deshielo hace en la nieve; todavía.

Voy bañada en tus besos.

Y perfumada con tus abrazos.

Fumo las cenizas y la niebla en derredor.

El asfalto lo hace casi imposible.

Pero llego. Casi he alcanzado la meta.

Volando hacia ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s