Mío

junio 10, 2012

Mío

No sabes cómo te he extrañado en estos últimos días. Han pasado años, y aun sigo tan unida a ti.
No sé de dónde saco fuerzas para seguir con todo este martirio que acarrea el caos en el que se convirtió mi vida desde que era una niña.
Fuiste mi primera inspiración, mi primer cuento, mi primer amor a las letras y nos dejamos.
Te dejé, pero hay algo que me dice que no estoy arrepentida.
¿Cómo estás?
Yo, extrañándote, después de una recaída, de las que tanto odias.
Quiero irme contigo y a la vez no.
De nuevo la indecisión, como cuando te fuiste a Venecia, como cuando compraste tu casa y yo no la habité, y quedó vacía de amor y de recuerdos no hechos presencia.
¿Qué nos pasó?
Han sido muchos años, casi 6… y te perdí.
¿Dónde estás?
Te echo mucho de menos, y sé que aun eres mío, te quedaste entre mis creaciones y entre los topos más utilizados.
Te quedaste en la noche, en la sangre, en el sudor, en el deseo, en la desesperanza, en el amor, y el desengaño,
Quiero verte, y necesito cruzar un océano…
Por ahora limpiar el de mis lágrimas.
No ha valido la pena.
Todavía extraño mi abanico, tus guitarras, tu voz… No sé qué me pasa.
La Luna, el té rojo de Granada, el miedo.
Inseguridad de volver a tu lado, de no volver a mí, de perderme, de perderte… de tus miedos y de tus odios.
De tus nulas respuestas y de tus negativas al despedirte.
Eres mío, y lo serás… lo presagiaste en una de mis firmas de libros, aunque tuviésemos los ojos llorosos y la voz quebrada.
Perdón, pero no sé si te quiero.
No sé nada, sólo que te necesito… y mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s