Y llegó

septiembre 23, 2013

Ya los vientos y las lluvias lo pronosticaban.

Pero estas lluvias no parecían sus ecos, eran como fantasmas atormentados que huían de él.

La desgracia arribó antes de que su manto pisaran; las lágrimas y el miedo fueron ocultadas tras ahogos y enojos, y miedos.

Hubo corazones rotos y palpitación sin mesura.

Pero ayer, sentí el vértigo del sol en mi cara y en direcciones desconocidas.
Ayer, llegué a casa por la noche y sentí su presencia fría pero a la vez abrigadora; su presencia tan llena de frío, de lágrimas, de amor y de recuerdos.

Su ausencia me permitió borrar recuerdos y me hizo reencarnar sueños. Lo sentí.

Era otra, me senté frente al aire helado, con murmullos y una taza de té. Cerraba los ojos y daba vueltas.

Un renacimiento había ocurrido y él, de nuevo había llegado a cobijarme.

20130923-205359.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s