Deborah despertó…

septiembre 25, 2013

Esa noche Deborah se consumía como Alicia en el País de las Maravillas, en un mar de lágrimas; pero no nadaba, tan sólo no podía respirar y sentía una gran opresión en el pecho.

Esa noche Deborah no pudo dormir, no recordaba la última vez que se encontraba ante ese gran piano de cola y sólo lloraba.
Ni siquiera sabía el porqué de ese llanto. Estaba ensimismada.

Se sentía acabada.
Pero ante el piano decidió que no debería de ser así. No tenía porqué sentirse de esa manera. Así que decidió abrir el piano e inició a tocar; mientras más graves eran las notas, el llanto se deshacía.

Pensaba en la muerte, en el deseo, en el frío, en la lluvia y en la sangre.
No sabía si en realidad sentía miedo, tan sólo era un desahogo sin razón.

Deborah no lo sabía pero seguía pensando en aquel demonio y ese era su tormento. Ese avión que los separó. Esos años que habían transcurrido.

Llovía; se sentía el frío y sólo la cubría una bata blanca de satín, iba descalza. Las lágrimas se habían secado en su rostro y seguía teniendo una amarga tristeza.

No sabía que ocurriría en un futuro, apenas era su despertar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s