Octubre y la lejanía 

octubre 16, 2015

Lo mejor de estar lejos de todos es que te encuentras a ti misma, encuentras tu propia esencia, no extrañas a nadie, ni envidias nada.Es un centro de sanación. El despegue de todo, por amor a lo que haces, seguir en una ruta que se trazó hace veintiocho años, un legado, algo que se decidió.

No ir en contra del destino, seguir al viento, recordar y olvidar, no conformarse con algo o con alguien.

Si felicidad le llaman a lo que tienen y aún así se quejan, no es felicidad.

Entre tanto me he encontrado con quienes les he roto el corazón sin saberlo y ellos me lo rompieron a mí. 

No me interesa “irme de antro a mi edad” y no subir en mi carrera “porque no puedo vivir sin la playa” y tengo miles de ejemplos así . Estoy harta de acomplejados y acomplejadas que con un tono de voz se quejan de lo que han querido hacer en su vida, pero no lo hicieron. 

Estoy harta de que me den consejos acerca de maternidad cuando, sólo hago una visita, cuando no he tenido novio por años, cuando me dicen que debo de dejar de leer y escribir y casarme para saber de la “realidad”. 

La REALIDAD es que elegí mi camino desde niña, y no necesito de un hombre para sentirme mujer como tampoco necesito demostrar que tengo hijos para que me vean “completa”; he leído comentarios tan insultantes sobre mujeres que han decidido NO TENER HOJOS y las insultan, dicen que es por miedo, o porque no saben lo que es el amor, porque son estériles, y seguramente quien escribe esos comentarios no ha terminado de leer en su vida un libro, ni ha trabajado, ni ha salido de viaje, así como critican, yo también lo hago, me cansan, me hartan y no son nadie para entrometerse en mi vida o en mis decisiones. 

¿Han ido a Alemania? La canciller decidió no tener hijos, y está casada, hoy por hoy Alemania es una potencia. Y mi vida está ahí.

Voy en mi ruta de corazón, soy feliz en mi carrera, soy feliz así, no me pertenezco a nadie y mis letras me acompañan en libretas, moleskines, aviones, cafés y restaurantes.

Siento una enorme pena por quienes me quieren demostrar su “vida feliz” con alguno de mis ex, con cosméticos caros (que no son ni la mitad de lo que tengo) pero no se han casado y viven a la sombra de alguien que les sigue hablando de mí, a alguien a quien le dije algún día: “NO”.

Leo y hablo, y escucho en diferentes idiomas, tengo mucha ropa, hay castillos y hay cuentos. Tengo perfumes y como bien, hay montañas, pretendientes y el tiempo me sigue faltando. 

Pero así es la vida. Sin tiempo y con toda la libertad para sentarme en un café y comer pastel por el tiempo que quiera y con un moleskine acompañante de una pluma fuente.

Nunca me terminarán de conocer… Al menos no por entrevistas o por fotos.

Me pregunto muchas veces si hubo alguien que tuviera la conciencia posible para ver qué tanto me gustaba la música y los libros, los cosméticos, los perfumes, la ropa, los libros, el cine… Y creo que tengo una respuesta, sólo yo.

Por eso elegí viajar, por eso elegí irme…

Por eso soy escritora, por eso soy filósofa, por eso soy lingüista, por eso soy revolución. Y no por eso dejo de ser mujer, y surrealista como romántica.

Por eso Alemania y demás. Por eso soy una hechicera.
3 de octubre, 2015. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s