Suicidio

noviembre 3, 2015

Lo único que puedo decirte es que mis neuronas revolotearon como dicen que revolotean las mariposas en algunos estómagos. 
Pero la sensación fue más fuerte; sudor en frío, sábanas blancas manchadas de tinta. 

Cabello enredado, limpio y sucio.,

Latidos de corazones al ritmo de síncopes. 
Bienvenida y despedida. 
Amor suicida. 

Te llevaste mi alma, mi melancolía y mis recuerdos. 
Sólo quedan las cuencas de tus ojos verdes como escarabajos. 

Desnudos en el baño. 

El frío, los libros con hojas en blanco que han leído los demás. 
Benzodiazepinas, proxac, borderline, cluster B, aromas, oscuridad. 

Líneas de cocaína, poesía rota. 

¿Te quiero? 

¡Suicidas! 

Barbara Wall

Dedicado a: Alvaro Luquin Navarro. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s