Rompí y Caí 

mayo 15, 2016

Las notas quedaron manchadas en el papel, disueltas con lágrimas. 
El miedo rondaba, la angustia perseguía. 
Había tortugas, ostras gigantes y muy filosas con dientes. 
Era un final. 
Desperté y me encontré con sangre en la boca y la desilusión más amarga que pude haber tenido. 

Eran tus mensajes. 
Decidí no seguir; seguía un ambiente de inconformidad, y al mismo tiempo de unión. Un círculo inquebrantable era lo que vivíamos. 
Pasaron dos días, tal vez tres… 
Tomé un cuchillo, rompí botellas de vino tinto, tiré cenizas, maldije, recordé las noches con la luna. 
Estaba sola, mis piernas se movieron en un momento de inconsciencia, no podía respirar. 
Rompí las notas, tengo tu pulsera… Me dueles. 
“Estoy cansada” -Me dice otra voz. 
Abrí los ojos y el cuchillo había penetrado en varias partes de mi cuerpo, una cinta en mi cuello hizo que perdiera el oxígeno. 
Ya no tengo nada más que perder. 
Caí, rota. 

Rompí y estoy de caída…

Anuncios