Contando

febrero 11, 2009

Conté las horas, los meses y los años que pasaron.

Conté las hojas que dejé sin firmar.

Conté los suspiros en fotografías.

Conté los alientos sin suspirar.

Conté los murmullos que me decían,

el tormento que pronosticaban las ausencias.

Conté las infusiones de limón que tomabas al enfermar.

Conté los años que en un futuro no se tendrán ya más.

Pero no conté el daño que se hizo al esperar.

Nunca remarqué en cuánto se puede lastimar.

Conté creo que muchas cosas.

Pero nunca conté los besos que inciertamente toqué con mis dedos.

Nunca conté que sólo eras un personaje inanimado.

Te vi dentro del libro, hasta que dejaste el papel.

Y nunca conté las hojas.

Y ahora te has ido, como yo, que a veces siento, no poder /ni querer/ regresar.

El último Beso

febrero 3, 2009

Querías aplausos y obtuviste bofetadas.

Querías libertad y aprisionaste tus cadenas.

Querías más tranquilidad y ahora no puedes estar en paz.

Perdiste lo mejor de tu vida.

Por fin te viraste y le diste la espalda a tu destino.

Opacaste las posibilidades de felicidad.

Y en la densa niebla no las pudiste encontrar ya.

La tempestad no sólo tragó tus suspiros.

Con ella se fueron mis fuerzas.

Y tu misma fuerza quedó dentro del torbellino.

Haciéndote girar y girar.

Perdiendo el equilibrio y dejándote caer.

Abatido, abrumado, agazapado…

Débil, por no poder superar una crisis ante TU REALIDAD.

Cuando me dijiste del bache, de ese agujero en el que habías caído

me di cuenta

De que no tenía que mirar atrás.

Fue cuando te cerré la puerta, y te dije: ¡VETE YA!

Para así continuar con mi vida

Esa que dices que tengo, encerrada en mi misma.

Pero para ti jamás.

19e4bc8a7510792aed13c3c0c9e89a581

Añoranza

enero 30, 2009

Quemé recuerdos de una vida pasada, cuando me encontré entre las frías leguas del infierno despoblado, con soledad, abatimiento y tristeza.

Mismo año en que tus ilusiones se rompieron; mis huesos se deshacían y los tuyos se quebraban. Mil esperanzas desamparadas nos acogían, en aquel verano de muerte y frío.

Una mañana de insomnio me volviste a encontrar, después de que vimos los años por centenares pasar, desde la primera letra en aquella frase ya borrada, mi corazón se agitaba, bombardeaba sangre que no se oxigenaba lo suficiente y me ahogabas como no lo habían hecho nunca; con una letra, con unas palabras, con una frase que hasta ahora siento en llagas, colapsando en una mísera e insufrible muerte.

Tantos años han pasado que es ya un tormento el seguirte pensando, el añorarte como lo hago.

¿Cuántas veces no me he alejado? Cuántas más he regresado.

Por que una risa es mi penar, tu sonrisa mi fuente de laúdano, y tus ojos, las estrellas que iluminan el sendero de oscuridad en el que vivo, mi reflejo en el más puro de los cristales, tu mirar… Ese, no lo apagues ya jamás, que no podría estar sin tus pupilas entre mis manos, cegándote por mi, dejándome no más entre las sombras, sino en la más amarga oscuridad de todas. La Soledad.

Arcoiris Nocturno

enero 7, 2009

¿Qué es un arcoiris nocturno? – Me han preguntado-

Un arcoiris nocturno, es cuando en medio de la más absoluta y silenciosa oscuridad, se pueden ver los excelsos y sublimes colores en forma de un caleidoscopio.

Es cuando la tormenta ha pasado y aún sin sol se puede ver el resplandercer de los centelleos de cascabeles que resuenan en almas desoladas.

Es una imperfección que no se podría entender, porque no somos iguales, si sentimos lo mismo… pero al aceptar y observar palabras como objetos desde el punto de vista contrario al que estamos acostumbrados es lo que nos hace una mezcla homogénea y a la que pertenecemos.

Un arcoiris nocturno es lo que me haces sentir al verte.

Un arcoiris nocturno es felicidad, sin tener que ser lastimado por los rayos del sol.

Un arcoiris nocturno es el que se ve reflejado a través de la luz que irradia la luna a través de nubes borrascosas.

Un arcoiris nocturno es más que regocijo.

Un arcoiris nocturno es volar.

Un arcoiris nocturno no es sólo una falacia, es una realidad.

Un arcoiris nocturno eso, eres tú.

Un arcoiris nocturno es mi verdad.

Epifanía

enero 6, 2009

Amaneció y no vi las estrellas. Mis ojos se habían; se han eclipsado en un tormento, en un torbellino de cristal labrado. Mi mente divaga entre dolor, desesperación y rencor. No hay nada más por aquí, ya lo he dicho. Las constelaciones para mí se han apagado, como cuando apago la luz de una vela con un suspiro y  para así quedar en la oscuridad.

No sé si este día habrá magia, no lo sé; no sé si la encontraré como encontré a una mano quemada, a la mano de una mujer joven que perteneció a una niña, a una que he querido buscar para en estos tiempos encontrarla y que me diera sus cuentos, sus dibujos y su felicidad; pero… no sé si en realidad me atreva a buscar o a la niña perdida; quizás ya la haya encontrado sólo que no me ha dado respuesta alguna desde hace mucho, en realidad no lo sé. Esa niña perdida que es viva imagen de una vida, de una risa, de una tristeza escondida en forma de un fantasma blanco. Aquella que se quedó en el incendio de un viejo castillo, cuando las escaleras se iban deshaciendo y caían a pedazos, y ella subía con una suma desesperación escapando de la muerte y así sin saberlo iba hacía un mismo vacío, en el que quedó triste y desconsolada.

Hoy por hoy ya no me importan los regalos, creo que la vida ya no existe en mi. Y sin embargo siento que me confundo con el presente y los recuerdos, con las letras y  los laberintos.

Una fuga en una espiral, en un juego de cartas que no dice nada ya. Fichas de colores, que grises se vuelven ante mi mirar.Recuerdos de aquellos juegos que en una infancia, ya no, quiero, ni pensar, ni recordar.

Me duele profundamente, el percatarme de que no vi las estrellas, me duele pensar que esa pequeña ilusión que quedaba en mi alma se ha ido, o me duele pensar que la he perdido, aunque la quisiera tener. Año con año siempre salía a ver las constelaciones y pensaba no en los regalos, no en una religión, sino en la magia de la inocencia, de la que se sigue teniendo. La inocencia que se mezcla con maldad y coraje, con venganza y odios, con lágrimas y frío desolado.

La inocencia de la que se han burlado muchos, de la que al paso del tiempo se ha mezclado con sentimientos que son su total contraste.

Este día quisiera tener conmigo a esa niña, quisiera sonreír, quisiera despertar y dirigirme a una chimenea, junto al reloj holandés de aquel salón, sentarme en el frío piso de mármol y sentir por una pequeña ventanita las ráfagas de aire helado que recorren mi rostro, mientras juego con palabras, con cartas, con libros y con música.

Tal vez nunca encuentre a esa niña, y nunca tenga esta oportunidad de nuevo. Ahora duermo cuando sale el sol, en medio de una profunda tristeza y el único consuelo que me queda es creer que alguna vez pueda compartir todo esto que plasmo y siento con otra niña, con una dulzura, con un pedacito dónde vea mi esencia, que juegue cartas y a la que le lea cuentos sobre lobos, como hacían conmigo cuando iba a dormir…

Quizás este es el tiempo de darme cuenta que nunca voy a recuperar años perdidos y nunca voy a volver a lo que se tuvo alguna vez; quizás es tiempo de darme cuenta que he crecido y ver que a lo que me he negado por siempre es ahora lo que busco; sí, también dentro de mí, pero esta vez no en un pasado, sino en un futuro.

Y espero que si la magia persiste, esa niña con la que sueño y la que pienso ahora; la que quiero, esté conmigo pronto y me devuelva lo perdido, pero de una forma renovada y así compartir este día como tantos otros y en la noche ver las estrellas tomadas de la mano y contarle cuentos, para despertar y verla jugar, como me veo a mi.. todavía.

Espero que no sea tarde para un deseo…Deseo que esa niña, juguetona, inteligente y bellísma aparezca pronto en nuestras vidas. Como nosotros estamos ya unidos. Ya la adoro. Y ya la esperamos.fl225madre-e-hijo-posters


Y me pregunto…

enero 5, 2009

¿Cómo dormir sin tus brazos envolviéndome como una cálida manta?

¿Cómo fingir que todo está bien?

¿Cómo creer en un futuro incierto?

¿Cómo ver la vida con tanta luz como la ves tú?

Mientras te miro en el ocaso, en un casi anochecer, cuando el manto negro nos cubría entre reflejos de estrellas, cuando de tus manos resultó el prodigio de mi llanto, cuando de tus labios brotó el único, el único aliento que me dió vida. El de tus besos que sin igual, me hacen elevar y hasta en el aire flotar.

Ahora he despertado y lo primero que veo es a ti… yo creyendo que no me veías, cuando me has dicho:

” ¿Cómo no verte?, Si tengo a mi Princesita enfrente”

“¿Cómo no voy a quererte?”

“¿Cómo no voy a adorarte?”

¿Quien lo dijo primero?

¿Quien se resiste ante ese encanto?

¿Cómo no pensar en ti, cuando no duermes?

¿Cómo no querer cantarte una nana y arroparte entre mis labios?

¿Cómo no querer estar debajo de esta nuestra manta cuando el frío nos apresa?

Como cuando me comías a bocados, deslizando tu lengua por mi contorno, por mi perfil mágico intangente, por esa cintura con tal quiebre que te hacía perder los estribos…

¿Cómo olvidar estos días de tanta y desmesurada alegría?

Cuando entre las luces veo que resbalan gotas cayendo a las palmas de mis manos y se confunden con el brillo de tus ojos; aquel brillo que tanto y que por mucho he extrañado, y cuando al abrir mi mano veo tu resplandor, como el de un diamante, tan fuerte y luminoso, centelleante al colapsar con el hechizo de lo que no te gusta mirar; esas mis lágrimas de felicidad.

¿Cómo despedirme sin sentir esto que me agobia?

¿Cómo he de pensar en el mañana si no estás ahora?

Cuando nos vimos en esas calles abrazándonos tan fuerte, cerrando los ojos por una sonrisa compartida en carcajadas por los dos; cuando caímos al piso y un beso no bastó. Cuando mi cuello fue tu presa, cuando me reconocí en ti.

Pensando en tu alma, en tu espíritu, en ese que me acompaña a dónde quiera que vaya, a dónde quiera que esté, ese, que se apoderó de mi, por noches y días. Cuando te siento y rozo tu cabello con la yema de mis dedos, cuándo mis uñas te dicen lo que mis piernas encierran; como un secreto, uno de mis valiados tesoros.

Cuando el sol del amanecer resplandece en mi piel y son tus manos las que dibujan mi cuerpo.

Cuando me pierdo en las sonatas de cuerdas y adagios, de pianos y guitarras, cuando por la ventana veo la lluvia recorrer tu cuerpo, entumecido por el frío de una nostalgia, y de nuevo me pregunto:

¿Cómo podré vivir sin tu dulzura?

¿Quien más me hará reír con una locura?

¿Quién provocará en mí, esa, una loca pasión desbordada?

Y  es cuando amanece de nuevo y veo que de una pesadilla despierto, angustiada y agitada, y aún así, no, no te encuentro, pero sé que estás conmigo, como yo contigo y que los relojes se detuvieron para darnos este espacio, para encontrarnos, no importa qué día sea, o cuántos años hayan pasado, veo que seguimos juntos y que cada vez falta menos y es cuándo puedo pensar y creer por fin en un Mañana, porque se qué tú estás en él y en cada paso que yo de, estarás a mi lado y no dejarás que a mi vida se le corten más las líneas y me liberarás de cadenas y seré por fin, la mujer que veas en cada anochecer y en cada amanecer, la que te llena de dulzura y de besos, la que te da buena fortuna y empuje, la que se desmorona ante cada palabra tuya, la que te encanta con una sonrisa, la que es tuya y lo será incluso más allá de nuestra Luna.

TE AMO

a6097romantic-embrace-posters

24 de Diciembre

diciembre 31, 2008

Luna que fue concebida.

Años que se vieron formados en recuerdos.

Estrellas en los salones.

Enlazados por algo más que intangible.

Bailando un vals interminable.

Risas y sonrisas.

Vino y besos robados.

Mordidas de tus labios.

Mientras arañaba tu espalda.

Canciones de entre tus dedos.

Rizos al aire, hundido en mi perfume.

Vueltas y giros, piruetas y desfiguros.

Flotando…

Cristales Rotos.

Noche interminable.

Fantasía sin igual.

Amanecer dentro de un columpio que sonreía.

Felicidad y Alegría.

Tú y yo de nuevo.

La más pura de las emociones.

Irradiando brillo entre las copas.

Danzando entre sábanas rosas.

Buscando un lugar que siempre me perteneció.

El mismo que has encontrado desde hace tanto.

Iluminando las noches que se volvían días.

El amor de una ilusión se transformó en realidad.

Y en estas noches como días,

no hubo más que alegorías, dichas y nunca mayor alegría.

Sólo con el nacimiento de ella.

Dedicado a el mayor de mis amores…

¿Qué es?

diciembre 29, 2008

“La Vida es un Paseo entre Hechizos, Lágrimas de Felicidad y un Arcoiris Nocturno…”

BWO

Es lo que me haces sentir…

Nunca se esperó al Tiempo

diciembre 19, 2008

El cielo se ha roto y caen pedazos de sueños ya quebrados que entran en el cuerpo, formando heridas colapsadas entre ecos de pisadas que se confunden con el estrépito de esas hojas muertas al caer, al yacer, muertas, como tú y yo estamos ya.

El deseo de tenerte emerge de mis entrañas como si fuese a perderte y quisiera amarrarte a mi con estas palabras, más parece que no bastara; ardo en fiebre por ti, por tus besos, un roce, una caricia y me sumerjo entre las tinieblas para encontrarte, para entre un claroscuro refugiarme en tu luz cegante como amarga y ya no ser quien dije ser, ni que seas lo que eres, menos lo que fuiste.

Encontrar el sendero para ya no perderte, mientras en la intimidad sólo veo sábanas manchadas de sangre, entintadas por dolor y con el olor de melancolía y pasión ya desgastada.

El aire de la vestisca en este otoño apagó la última chispa que surgió de ti… el aire que mecía mi cabello, mientras pensaba que te cantaba, más sólo era una voz que no escuchabas, mientras la imagen de mis labios la tendrás como la última vida entre los dos.

Escrito en Septiembre de 2008…

Nunca se sabe lo que viene de regreso.

November Rain

noviembre 30, 2008