Lluvia

julio 20, 2012

Lo más extraño de encontrar una fotografía antigua es cuando de repente vas caminando por alguna calle y ves la misma imagen, la sientes, la olfateas, tus intestinos se contraen y las pupilas se dilatan.

Lo peor es que te habías ido y no recordabas aquel lugar.
Lo peor era haber regresado para reencontrar memorias olvidadas, que siguen intactas, incorruptas por el tiempo, pero escondidas en tu subconsciente.

Ya no estás, ahora tan sólo te quedan las fotografías y el saber de dónde proceden.

¿Cuánto daño?

julio 7, 2012

Sí, ¿Cuánto daño te ha hecho?
Ayer lo discutía ( o tal vez antier) y seguí unas palabras de un ex profesor:
Escucha a tu cuerpo ” y recordé, las anécdotas que mis amigas me contaron, mi madre, mis tías y los rumores que se escuchaban acerca de la familia.
Recordé que las heridas no son siempre visibles pero al contrario; me percaté de que el daño y el dolor, sí lo son.
La piel amoratada, las alergias, inflamación, el ver a alguien empastillada, no poder caminar bien, no dormir, los ojos sin pestañas, las bolsas en los párpados.
¿Qué más sigue?
El que digan que no es maltrato… Jajaja.
Más daño.

Y no sé ni porque escribo esto. Estoy en un balcón, escribo desde el teléfono, siento una brisa en el atardecer. Mi perro está dormido junto a mi pierna derecha.

Estoy recordando y me estoy deshaciendo del mismo daño; lo más increíble es que duele.
En mi cabeza, en mis manos, en mi espalda, pero puedo respirar mejor.

Me han dicho que puedo tardar años en recuperarme. Espero que no. Llevo años viviendo sin recuperación.
No estoy triste, simplemente no estoy como quisiera estar.
No quisiera haber vivido lo que vivo o viví y sin embargo, no sería quien soy ahora. No sé si vale la pena.

El daño me ha hecho romper cadenas u sangrar. Me volvió una piedra. Alguien a quien le tienen miedo.

Lo siento, no estoy aquí para regalar pasteles.
Y no me busquen.
Escucho a mi cuerpo y le doy golpes al pensamiento. Hoy no.
Hoy mi cuerpo es primero.
Y despierto…
El daño se está disolviendo…

Noche

julio 5, 2012

Mi noche se ha convertido en estrella. Hoy me despojo de prisiones, yugos y cadenas.
Mi noche es fría pero no insípida, es dulce y espera un amanecer con viento y lluvia.
No, ya no. No regresaré.
Me dolió mucho tomar esta decisión pero al fin he despegado.
El cuervo se posaba en el bosque; escondido y él también voló; dejando detrás de él, un eco de hojas verdes que lo corrompían.
Aquella no era su naturaleza.
Tampoco es ese el gris que me gusta.
Pido negro, lluvia, caos, ciudad, viajes…
Es tiempo de mi retiro, de un descanso. De planes inconclusos tirados a la basura sin llorar. De ver a gusanos podridos en la basura y no sentir lástima.
Es tiempo para mi sueño y el reposo de mi dolor.
Ya nadie sabe por dónde voy. Ya nadie me importa.
Recuerdo el pasado, y del pasado viene mi amor. Todo es ahora tan retorcido. Tan viciado. Que sólo digo no.
Mi noche es para mis sueños y mis ecos. Para vivir, alejada y sin llanto.
Todos los días son mi noche.
Me voy… Y retorno, pero no a donde los otros me esperan.

En la noche

marzo 7, 2012

Te siento en la noche.
Pero la noche ya no te cubre.
Ahora la Luna es mi resplandor. Que ya no muero.

Tú nunca has sido mi Luna, tampoco has sido mi suspiro.

Hoy frente al oleaje tempestuoso aviento gritos como lanzas, quiero herir al mismo sufrimiento y salir de esta cueva llena de fango y humedad.

Las lágrimas han deshecho mis vestidos, ya no sé qué día es pero existe un fulgor que todavía me ilumina.

No estás y yo ya no te quiero extrañar. La enfermedad me carcome, mi cuerpo se calcina entre la sal y la desesperación. Ya no puedo contra esta soledad.

Ella no es la misma a la que le escribía antes, ella ya no se maquilla, ella se esconde, ella está entre neblinas. Los lobos la buscan…

Ella soy yo. El mismo reflejo, el cambio y la extrañeza.

Me convertí en lo inalcanzable; en lo perpetuo.

14 de Febrero

febrero 13, 2012

14 de Febrero, otra fecha más; comercial, santoral, rodeada de rojo celofán que me causa migraña y de ositos blancos que parecen tener cierto grado de hemofilia (ya que todos son idénticos de feos). Hace mucho tiempo que no celebro esta fecha (pienso) pero en realidad, la celebré hace un año, y fue por primera vez. Y tuve un regalo… fue una pluma plateada, tinta, mina, puntero para touch; una pluma que todavía cargo conmigo y que no pensé que estuviera para estas fechas.

No me ha gustado celebrar nunca esto, siempre me he sentido sola, y  no lo estaba, pero ya lo sé, no es ni mi época, ni mi tiempo, hay cosas que en verdad no entiendo. Pero tengo una perrita de peluche que se llama Sandy y que es prima de un tal S.P.  y es su cumpleaños.

Este domingo también celebré, vino mi madre a visitarme, al nuevo departamento, vió mis libros, mis laptops y que necesitaba un sofá y una cama más grande. Mi madre cumple años el 15 de Febrero, lo que hice fue una comida (en la cual no cociné) pero compré carne a montones (cosa que no debo de hacer porque me hace daño) y también preparé café de olla. Compré gelatina y una tarta de frutas. Este domingo no bebí té, tampoco café, me bebí un cuarto de mi botella de whisky, bailé con mi amor, abracé a mi madre con muchas fuerzas y todo el cariño que siento por ella. Lloré y disfruté de la neblina en el balcón, mientras me fumaba un cigarrillo y miraba los árboles a unos pocos metros de dónde me encontraba.

Para mí, esa fue una celebración de amor. Y no es que sea conformista, no canté las mañanitas, pero volví a cantar, y pasé un domingo rodeada de quienes son mi familia, mi madre, y mi compañero, mi pareja.

El me consoló de una depresión post traumática que tuve en estos días, su cariño, sus caricias, su presencia, su amor y su atención hacia mis escritos, mis libros hacen que sonría. Pero también sonrío por lo afortunada que soy de que estemos juntos, han pasado años, él me regaló esa pluma y ahora no espero nada para un “14 de Febrero”, mis deseos se han concedido, estoy con él, y yo que no bebo café y que mi necesidad hormonal, de edad, o capricho me hiciera querer tener a un hombre al cual prepararle café se hizo realidad. Todavía recuerdo el brillo en sus ojos cuando ve las sorpresitas con los gustos que le doy, con la comida, con las cartas, con las pulseras.

Puedo sentir la diferencia ahora y me gusta.

Tengo claros mis objetivos y mis metas, pero es un placer que él se encuentre ahí.

No necesito una fecha en especial para celebrar que lo quiero o que me quiere. Claro que no me gustaría que se fuera con sus amigos (ja) pero; él sabe (porque cuando nos conocimos fue lo primero que le dije) que odio a esos osos blancos de peluche, y que sin embargo, a él le aceptaría uno, ahora, porque antes me rehusé.

Hoy enciendo incienso, velas, utilizo medias de encaje, el cabello suelto y los rizos al aire, distinto perfume, ojos delineados en negro, tomo mi taza con té, tengo mi cama rodeada con textos lingüísticos y filosóficos, estoy estudiando alemán, lenguas germánicas, el español, y a la “Realidad”.

Estoy en “MI REALIDAD”, hoy estoy viviendo, con lágrimas, pero independiente, siendo yo, ya no estoy tan fría, estoy encontrando un balance, entre concesiones, fechas, ideologías, amistades, enemigos, y eso se llama: armonía.

Ya ni recuerdo lo que era escribir en este blog, este blog que ha sido parte de mí por tanto tiempo, que me ha visto llorar, reír, perder, año tras año… ahora escribo sobre mí. Sobre la fecha que conmemora a un santo, sobre un amor que va más allá de un enamoramiento, sobre mi felicidad que es mi familia, los libros, bailar, abrazar, hacer el amor, besar, morder, comer dulces y fumarme un cigarrillo en la neblina.

No necesito un “14 de Febrero” para demostrarle al mundo lo que siento, por mis amigos, o por mi compañero.

Tengo mi vida entera para hacerlo, si es que ellos me lo permiten. Mi “hermana” la francesa, llega el sábado de Francia, después de unos meses de no habernos visto. La quiero, la extraño.

Pero también acepto el cambio que está permaneciendo en mí, y estoy consciente de que si me gustaría tener algo para mañana sería porque QUIERO CURSILERÍA EN MI VIDA, a sabiendas de que sería un juego, sentirme complacida con el marketing.

¿Y por qué no?

Ya tengo mucho de lo que he anhelado en mi vida.

No me afectaría una botella de vino, peluches, lencería, un perfume, moleskine nueva, libros y hacer el amor hasta no poder más… tan solo porque quiero pero también porque puedo y yo manejo, yo domino.

Y así sonrío.

Nueva

enero 22, 2012

Renacimiento.
Oscuridad.
Deseos.
Ruptura.
Caos.
Retornar.
Mirada.
Inicio.
Fin
Pero también un ciclo.

Otoño

octubre 2, 2011

En tus noches me recuesto,

Parece que los años no han pasado, no se marcan en los diarios, ni en los periódicos que leo, ni en la fotografías que tomo…

Recuerdo que las imágenes más bellas las has traído desde el inicio, así como mis lágrimas con tu lluvia,

diferentes países, diferentes ambientes, diferentes climas; una sola estación.

Hoy no siento el cambio, pero lo persigo, lo anhelo…

Me cuelgo de los telares que anidan en los rincones de las ventanas, dejando que los truenos me estremezcan y que la lluvia entre a mi cama y moje mis sábanas, que claman por tu llegada, por tu ímpetu, por tu nostalgia y tu inspiración…

Eres un recuerdo perenne, eres mi amor, eres mi fantasía, eres…

Eres mi búsqueda constante y finita. Eres mi consuelo y desconsuelo al tenerte tan sólo para mí, al no poder compartir tu belleza con alguien…

Eres quien no me abraza más que con un frío oleaje, con un frío viento de tormenta presagiando nostalgia…

Mi lluvia de truenos, de sollozos, de encuentros, de desafíos…

Gris, mi soledad, mi amor.

Dorado, el oro de tus caminos, de tu perfume en el aire… abrasador.

Estás aquí y te extraño tanto que me refugio en tu cortina, y salgo esperando disfrutarte

algún día.

El sueño

agosto 3, 2011

Me dices que no soy tu tipo.

Pregunto el Por qué.

Bajas la mirada y no respondes, más sacas de tu bolsillo un anillo en juego con un brazalete.

Me hablas tan dulcemente que eres otro, tal vez del que me perdí por tantos años, tal vez el que no conocí.

Poemas y canciones saldrían por mí. Pero, eso no es lo que tú haces.

Yo río con malicia. ¿Es una burla?

No.

Pero es que tampoco eres mi tipo. No lo eres.

Aunque me hayas cautivado toda mi vida y en toda mi vida te haya buscado. Como quien quiere recuperar lo arrebatado.

Tus manos, tu perfume, tu voz, tu cabello, la forma en que cantas y tocas la guitarra.

Tus ojos con esas pupilas enormes y dilatadas cuando me tienes enfrente.

Tus besos, las mordidas inesperadas.

Y la tarde lluviosa en donde te veía dormido en la cama, frente a espejos, a estatuas y yo de espaldas a la ventana.

Ya no sé de qué se trata esto (pienso) y me quiero adentrar en un laberinto; en ti. Pero no sé cómo hacerlo.

Y tú tampoco sabes cómo acercarte.

Al fin y al cabo es sólo una vida completa, familia, fotografías, recuerdos y deseos.

Diversión y añoranza.

Abro los ojos en una ciudad ajena y percibo la realidad que me duele;  todo ha sido un sueño.

Sombras y Cenizas

agosto 1, 2011

Las sombras hicieron más negra la noche y la llenaron con su aliento frío.

Las cenizas se llenaron de llamas multicolores, de deseos destruidos para así iniciar, el ciclo que no se ha cerrado.

La música llenó el vacío y cruel agudo eco de las lágrimas; todo esto mientras las palabras nos reencontraban.

Las miradas quedaron perdidas en horizontes desconocidos, queriendo olvidar el suspiro amargo de un amor.

La belleza terminó en un círculo, rodeada por espejos, por velas y por humo de inciensos.

La cama quedó vacía tras el recuerdo de las sábanas revueltas y el regreso de los viajes.

El retorno tan sólo permaneció en silencio, aturdido por sentimientos y razones, por poder, por miedo.

Perdida

abril 7, 2011

Deseo

Profano

Inerte

Con sabor a olvido

Inusual

¿Te quiero?

No hay duda

¿Desde cuándo?

Tú mismo diste la respuesta.

Mi mente gira y gira

Entro en los mareos

Me meto en tu cama

Y tú te deshaces de mis vestidos

Mi blusa y botas caen al piso

Me convertí en una perdida

Me mantuve en tu cama

Horas incontables

Tarde; noche y día.

Quiero más

Te lo dije

Quiero ser tu perdida

En ese laberinto

En el que entré al besarte

Al bailar

En ese laberinto que es

tu sonrisa brillante

tu despertar

tu mirar…

Te quiero, más y más

No lo puedo evitar

Dime que hay más

Después de que estos 20 años (y más)

Nos vieron pasar…

Déjame entrar en ese laberinto

tan tuyo

Y perderme una vez más.

Quizá para siempre…

Y no mencionar nunca un jamás.