Claroscuro Amanecer

marzo 26, 2008

Estaba amaneciendo… la claridad a través de esas cortinas lo disimulaba, no tan bien como hubiera querido… porque bien se sabe que hubiera preferido seguir en la reinante oscuridad.

Me fui quedando más sola mientras el sonido estremecedor del viento en la casi llegada de la primavera retumbaba en las antiguas y resquebradijas ventanas; trataba de dormir pero no podía, daba vueltas y vueltas dentro de mis mismos pensamientos y recordaba a través de la ventana que el amanecer se vislumbraba como un cielo tan claro y tan azul, cubierto por unas nubes grises, casi negras, que no permitían ver esa luz.

Con las horas llegó el sol y con este el viento siguió en su tempestivo arrebato arrancando cuanto encontraba en su paso, las nubes corrían, una detrás de la otra, el sol, se aparecía de nuevo, como de nuevo la mañana se convertía en una oscuridad casi perteneciente a la llegada de la noche y se oscurecía.. todo.

Todo… todo era una masa de formas dentro de un mismo claroscuro que era formado por la misma naturaleza y los mismos dioses que la gobernaban, aquellos de quienes los hombres se han olvidado por siglos, pero que siguen existiendo para quienes creemos en ellos…todavía.

Masa amorfa, claroscuro incontenible, viento arrebatable, sol asesino, penumbras contrastantes, vida, muerte, pasión y dolor como miedo era lo que reflejaban esas imágenes que oigo en mi mente, como tantos más que son pensamientos  o sentidos sin ser, de aquello irresistible que no sé que será, como lo es un sueño, como lo es un despertar de incontables pesadillas y es mejor darse cuenta que es preferible ese mundo, que es el mío, el surreal, a este, en el que me he encontrado muchas veces y que sin entender simplemente he tratado de adaptarme, porque así es el ser surreal y porque así es la realidad.

 sussurros_by_princess_of_shadows.jpg