Con todos estos acontecimientos, no me es fácil el olvidarte, tal parece que los vientos fríos me recuerdan cada vez más a ti… que las hojas secas que va dejando el otoño con su sonido en el piso al yo pasar… hacen que vea tu sombra o tu propio reflejo como cuando caminabas… hace tantos años de eso…

 

Hoy por hoy, veo que has crecido y me gusta ver cómo eres… pero sólo en parte… sabes que no me gustan muchas cosas de ti, es más no soporto la vida, ni lo que hay a tu alrededor y te veo ahora tan lejos y no sé como ayudarte… y a gritos callados y ahogados en lágrimas pides ayuda, consuelo a tu desesperación y solo se callan en sus propios ecos porque no hay nadie, y sabes muy bien que nunca lo habrá…

 

Hubo momentos que te odié ahora te he aprendido a entender… sin embargo no acepto lo que eres en su totalidad… tu soledad, tu fragilidad y a la vez tu fuerza tan grande que día a día, momento a momento se va deshaciendo a causa del tiempo y las aflicciones… tu temperamento, desde la infancia eras demasiado difícil, todavía lo recuerdo, pero hubo una época que eras las perfección, el modelo a seguir para todos, el orgullo de tus padres, de tu familia entera y la envidia de muchos más… te veías ante el espejo radiante, y todos querían ser tus amigos, todos te rodeaban sin embargo siempre estabas con tu soledad, tu eterna soledad y tus sentimientos grises…

 

Pasando los años, ahora con enfermedades tan graves… que han hecho que pierdas tu propia fuerza, tu amada libertad, yo te miro y no sé en dónde quedó esa belleza radiante… dónde se perdió la perfección…. y miro a tu alrededor y busco a tus padres a tu familia… dentro de un lugar muy oscuro donde sólo está iluminado por tu precencia etérea y desfigurada.. borrosa pero luminiscente entre la más profunda de las tinieblas y de la oscuridad…. oigo risas y burlas y mientras más me acerco a esa figura caída que eres tú, de entre las paredes salen manos y dedos señalandote y las risas se hacen más fuertes y macabras, tú con la cabeza baja casi en el piso… sin poder moverte, y yo me pregunto si en realidad ¿¿¿te quiero ayudar???

 

Porque me duele mucho verte así y yo tampoco tengo fuerzas lo sabes muy bien… y no sé quá hacer…. te encontré, te reencontré y no sabes como te he extrañado… el verte caminar, perderte entre el aire, con ropa gris…. dentro del frío hasta que los huesos te dolieran y tener de nuevo esa fórmula de felicidad que ahora no sé como conseguirla… y al verte me duele, me duele tanto porque no me gusta lo que eres… te desprecio y a la vez me das lástima porque no está en ti el poder salir de ahí… te han lastimado mucho…. y yo, yo ya me harté de estar viendo todo esto…

 

Ya que no me puedo reflejar en un espejo, y no puedo ver lo que soy, ni como soy, mucho menos quien soy… te veo a ti… que eres lo que fui y lo que soy…. y no me gusta…

 

Lo siento, pero no te quiero, no puedo sentir amor hacia ti, no puedo ayudarte, me repugnas, no me gustas, no eres como yo… no acepto que seas esto… yo nunca lo busqué, ¿¿¿por qué pasó entonces??? ¿¿¿Quién nos hizo esto???

 

Mis lágrimas no bastan para aliviar un dolor o un sufrimiento de una vida entera…. ahora… ahora estamos en la oscuridad… hundidas y con dolores desgarrantes yo sin un cuerpo, sin una imagen, sin nada… siendo una simple espectadora… tú con un vestido blanco, con ese escote que descubre tu espalda y sin mostrar la cara…viendo hacia el piso y soportando los dedos señalantes y las burlas de miles…. como siempre escondidos….