Girando

septiembre 25, 2008

Buscando la salida del laberinto, estando perdida, veo que sólo he dado pasos en falso y de un puente ahora sólo queda una cuerda floja en la que me trato de sostener para no caer.

El miedo se hace presente y se agudiza cuando se escuchan los pasos de quien no perdona; de Cronos, de una maldición que me ha tenido sumergida en tantos años, en los que sólo he visto el pasar de muchos por una puerta, en la que no llego a inclinar su picaporte, en la que veo los cambios y giros, como también los avances y las caretas de muchos más, mientras yo sigo encerrada, sin conseguir una paz, sin lograr lo que quiero encontrar dentro de esta búsqueda.

Absurdo para los demás, yo quedo inmóvil y mi cabeza gira y gira al no tener nada, más que mi propio pensar, y mi cuerpo se envuelve en tinieblas en las que caigo, dentro de las que floto ingrávida al no tener más que una esencia y ver en un lago, una imagen de lo que fui, de lo que soy y no sé si quiero seguir así.

Mientras ese lago se seca, yo sigo viendo las arrugas de mi piel, como las grietas de una tierra infértil y abandonada, ahora me doy cuenta que he caminado mucho; y estoy cansada por tanto andar, fatigada y siento que ya no puedo más; mis pasos cuando viro la cabeza (con dolor con mucho dolor), todavía los escucho andar, porque estoy dentro de ese círculo, de ese vicio que me tiene atrapada y que no me puede dejar.

Caigo entre las espirales y ahora en un sueño, para intentar descansar, y por fin salir de este lugar.

Fragmento tomado y transformado de :

“La Demoiselle Morne y .

Otros Cuentos.”

Recuerdos II

julio 15, 2008

Me encuentro de nuevo en esa habitación, sin esquinas, en la que sólo hay una ventana.

Hoy he decidido levantarme y abrir los viejos cristales cubiertos por cuadros de madera.

Tengo sed y junto a esa ventana hay 5 frascos, tres con escencias… uno con agua y otro con veneno. Los miro y no me decido cual tomar…

Me giro y veo a través de a ventana, me veo a mi misma, en ese bosque negro, llorando, recordando, el porqué una vez me fui, en una noche de verano.

Ahora estoy de nuevo encerrada, sin una puerta, viendo sólo los recuerdos amargos y dolorosos que es lo único bello que tengo, porque ahora lo veo así; me duele, sí, no lo negaré, pero si me duele es porque perdí lo más maravilloso que he tenido en mi vida.

Una noche perpetua, un amor, un bosque, una luna llena compartida… pasión, lujuria y días inexistentes.

Hoy regresé a esos recuerdos sin yo quererlo, como he regresado a esa mesita a escribir, afilando plumas de cisnes y encontrando tinta y mis polvos de zinc, debajo de la cama, en un baúl.

Regresé de forma distinta y me veo, en retrospectiva, como en mi presente, porque aunque mucho se haya cambiado, mucho más sigue ahí y con más fuerza…

Pienso salir, no me importa que caiga por esa ventana… necesito respirar, necesito libertad y lo necesito encontrar… faltan tres días y no quiero pensar que lo ha olvidado.

Mis lágrimas no implican rendición, ni mucho menos una devastación.

Por fin logré lo que me pediste.

Estoy viviendo… estoy amando, tengo sentimientos y son los que provocan esas lágrimas…

No te preocupes, ni me digas:

-No llores mi vida, NO

Porque quitarías el amor que siento por ti, la pasión que siento al escribir, la vida que en una muerte me sigues dando, aún sin estar presente.

Voy a luchar por mi corona de reina, voy a luchar por estar a tu lado, voy a luchar y abrirme paso para llegar a ti…

De nuevo el viento y la lluvia… tomo mi capa negra y el frasco con veneno, reposo mi sed y guardo mis brazos sólo para ti, como mis besos convertidos en mordidas sólo para tu cuello.

Te espero en tres días, porque ella nos unirá, como tanto tiempo atrás, porque mientras esta siga iluminando el firmamento tú, hombre lobo y yo, vampiresa, seguiremos juntos.

No voy a dejar de luchar, ni estar caída, ya que alguien me espera y no lo defraudaré.

¿Recuerdas?

Va por mí, pero también va por ti, va por los dos.

Si tu no Vuelves

enero 10, 2008

Si tú no vuelves
se secarán todos los mares
y esperaré sin ti
tapiado al fondo de algún recuerdo

Si tú no vuelves
mi voluntad se hará pequeña…
Me quedaré aquí
junto a mi perro espiando horizontes

Si tú no vuelves
no quedarán más que desiertos
y escucharé por si
algún latido le queda a ésta tierra

Que era tan serena
cuando me querías
había un perfume fresco que yo respiraba
era tan bonita, era así de grande
no tenía fin…

Y cada noche vendrá una estrella
a hacerme compañía
que te cuente cómo estoy
y sepas lo que hay
Dime amor, amor, amor
estoy aquí ¿no ves?
Si no vuelves no habrá vida
no sé lo que haré

Si tú no vuelves
no habrá esperanza ni habrá nada
Caminaré sin ti
con mi tristeza bebiendo lluvia