Cartas Intimas I

enero 27, 2008

Esperando.

De nuevo esperando, en un rincón, en aquel rincón, hundida entre mullidos cojines, ya desteñidos por el paso del tiempo , cubierta con una frazada, desnuda, sintiendo aquel frío de un amanecer de invierno, sin haber dormido, la cabeza tan adolorida de pensarte, de extrañarte, de necesitarte, de que no estés a mi lado.

Con un alma rota como acompañante perpetua, la mía, quebrada como yo y muy a lo lejos por áquel antiguo pasillo, en dónde termina con una puerta se escuchan las claras notas de un piano que casi pareciera un susurro en medio de la nada. Te pienso, te siento, todavía conmigo a mi lado y duele vida, mi vida, vida mía.

Viendo aquellas fechas en el calendario y escuchando el gritar de esas manecillas en esos relojes que no me dejan estar tranquila, siento tanto dolor,  que pienso que fue por sentir algo, que no vi, que nunca viví, que no fue real y me asusta, me es escalofriante y caigo de nuevo en una fiebre, en una fiebre por ti, en una fiebre de deseo, de amor, de impotencia, de distancia, de TIEMPO, de ti y de mi.

Sintiendo que estábamos juntos, como en aquel tiempo y veo que ahora yo me fui, me desaparecí y de repente siento que ya no hay nada porque seguir aquí.

Me haces tanta falta, no por mi sufrimiento, sino por mi necesidad de amarte, de darte lo que te daba, la extrañeza de lo que fuimos como de lo que somos, quiero estar contigo, pero en realidad sigo perdiéndome. Me confundo. Los planes, el TIEMPO, la soledad y lo que le llaman amor…

Me pierdo cielo, me pierdo, los pensamientos me atormentan cada vez más, me sacuden, me revuelven y me estrangulan a tal punto de no dejarme respirar.

20051110200651-dolor.jpg

 

Esperando

enero 11, 2008

Esperando como muchas otras noches, como esas interminables noches hasta ver el inmimente y desfigurante amanecer con su sol como primer actor. Como lo que es el astro REY.

Seguimos siendo los mismos, seguimos estando ahí, pero de diferente forma.

Los días se convierten en noche, las noches se convierten en días y ahora duele, porque el estremecimiento que se sentía al verte y mi palidez inhumana ahora son cosas del pasado, porque me duele ver lo que fuimos, me duele ver cómo no me podría acercar a ti, y siendo lo que en mi vida busqué, rastreándote, aún siendo mi rival, tú me encontraste primero y yo quedé impactada y sigo estando así ante ti.

Diciendo con tu modestia digna de lo que eres un rey que no eres más que los demás, sólo que has sabido leer mis labios como muchos más no lo han hecho. Con tu ironía, con esa sonrisa que me carcome, porque imagino tus besos; no, recuerdo tus besos una y otra vez y cómo tus palabras hacen que por medio de toda la sangre que recorre mi cuerpo me estremezca deseándote más y más, comiéndome, devorándome, haciéndome tuya, porque yo lo he decidido, porque yo soy la única a quien le he pertenecido y ahora de princesa me conviertes en reina, y me haces un monumento.

Sigo aprendiendo, sigo entendiendo, sigo contigo y me duele este reencuentro, me ha dolido mucho al saber lo que hice, pero no me arrepiento en parte porque he aprendido de mis errores y no los pienso cometer más veces.

Todavía seguimos una luna con una ilusión y de la mano, sin hablar, entre besos, y yo entre tus brazos.

Te he dicho que la adoración y la lucha siguen ahí y tu eres quien más lo entiende porque eres quien más me conoce, por ser tan similares, por ser tan difíciles.

Luchando siempre contra el tiempo, contra los triunfos y derrotas.

La luna nos ha unido y yo te digo, seas quien seas, de cualquier forma en la que te me presentes… así soy tuya.

Porque eres mi luz, esa luz que ilumina mi camino, ese camino que es mi destino, ese destino que es mi vida, y entonces me pregunto ¿ De dónde viene esa luz? y respondo: Viene del Sol, de un sol que ya no lastima, de un sol que ya no quema, de un sol que eres tú, porque sin Sol no habría vida, porque sin TI no habría vida.Porque tú eres mi vida.

20071121001020-de-20eugeny-20kozhevnikov.jpg

Si tu no Vuelves

enero 10, 2008

Si tú no vuelves
se secarán todos los mares
y esperaré sin ti
tapiado al fondo de algún recuerdo

Si tú no vuelves
mi voluntad se hará pequeña…
Me quedaré aquí
junto a mi perro espiando horizontes

Si tú no vuelves
no quedarán más que desiertos
y escucharé por si
algún latido le queda a ésta tierra

Que era tan serena
cuando me querías
había un perfume fresco que yo respiraba
era tan bonita, era así de grande
no tenía fin…

Y cada noche vendrá una estrella
a hacerme compañía
que te cuente cómo estoy
y sepas lo que hay
Dime amor, amor, amor
estoy aquí ¿no ves?
Si no vuelves no habrá vida
no sé lo que haré

Si tú no vuelves
no habrá esperanza ni habrá nada
Caminaré sin ti
con mi tristeza bebiendo lluvia