El Reflejo de un Beso

febrero 3, 2008

¿Qué es un suspiro sino un dejo de esperanza? – Dijo alguien-

Esperando encontrar el rouge de mis labios fundidos en el frío cristal de un espejo, que en realidad levitaban, y se elevaban más y más hacia un infinito, como siempre desconcertante y oscuro.

Un espejo en estos momentos no daría nada o podría dar la magia de lo que quisieras tener en ese momento. El reflejo de un espejo no significa luz siempre, un reflejo es una magia provocada por un hechizo tal vez, o por los artificios de quienes están escondidos dentro de ellos, que nos hacen creer, que hay algo o alguien cuando en realidad, no hay nada, porque una imagen es eso, y como tal en un segundo se desvanece, como el polvo en una duna, tras una tormenta de arena. Como un espejismo en un desierto que por tocarlo se desvanece más rápido que al instante.

Quieres magia, mi magia que te ha apresado como en tantas ocasiones y es cuando imaginas que ese espejo es una puerta, una puerta que te conduce hacia mi, no hacia mi reflejo, no hacia tu reflejo, porque no quieres verte, no quieres verme, quieres encontrarme, porque los reflejos son tan coercitivos como los besos cuando se da nuestra presencia, porque es cuando ya no se puede escapar.

Porque queda un infinito dónde imaginas mis labios, mis labios que deseas tanto, que extrañaste una y mil veces y quizás más porque así las conviertes en tu infinito y besas aquel viejo espejo con esa mirada penetrante tratando de verme, buscándome, tratando de que aparezca siendo tan efímera, como en muchas, muchas otras ocasiones, y es cuando ves que no estoy, que todo a tu alrededor se ha quedado en la oscuridad, que no hay nada.

Estás perdido, porque no hay luz, porque ahora sólo te queda una espera, salida de tu propia esperanza que se llama : un eterno anhelo.

Y es donde quizás me puedas encontrar.

foto8.jpg

Mi noche estrellada

enero 11, 2008

Vivo en la noche, en el día me encuentro encerrada.

Mis noches se ven iluminadas por flagrantes estrellas y una luz, tan pero tan brillante que sale de un lado, de tan sólo un lado de ella, de mi Luna.

El bosque me espera con esos árboles tan grandes que sólo a lo lejos se logran ver ya que al estar cerca de ellos, sólo se podrían ver unos cuantos retazos de madera y hojas, muchas de ellas caídas y secas. Ya muertas.

Pero en mis noches, me mente envuelta en espirales hacen que yo, me haga presa de caer entre ellas, las mismas que iluminan el fulgor de esa oscuridad y a través de esa torre ya carcomida y casi desecha por el paso de los años, de los años que se han convertido en siglos, yo siento el aire en mi rostro , el viento helado que eleva mis rizos por encima de mis hombros, el mismo que hace que aquellos cipreses se muevan dentro de una danza al compás de la música de sus acompañantes esos pequeños tintineos que brillan en la oscuridad provenientes de los reflejos que aquellas luces quemantes tan frías esas estrellas; mientras cierro los ojos y levanto las manos sintiendo el infinito que me cubre, un cielo el más bello de todos, una noche con luz, una noche con luna.


UNA NOCHE EN ESPIRALES ENTRE LAS QUE ME PIERDO PARA SENTIRME INFINITA.

Una noche estrellada.

noche_estrellada.jpg