Cómo…

diciembre 13, 2011

Será tal vez que te encuentres en medio de un torbellino.

La espiral es la que te atrapó,

o acaso ¿será que no quieres salir del laberinto?

Bárbara W.O.

Escribo en el olvido

diciembre 13, 2011

Escribo en el olvido
en cada fuego de la noche
cada rostro de ti.
Hay una piedra entonces
donde te acuesto mía,
ninguno la conoce,
he fundado pueblos en tu dulzura,
he sufrido esas cosas,
eres fuera de mí,
me perteneces extranjera.

Juan Gelman

Alguna vez…

noviembre 21, 2011

Alguna vez me hiciste falta, pero esa “alguna vez” salió de un cuento, de esos que dejan de ser fantasías para ya no existir…

Y aún así, sueño contigo, sueño que desapareces de mi vida, y anhelo tocar tu cabello, tus rizos, que tus pupilas dilatadas se pierdan en mis ojos negros… y que tus manos se enrosquen en mi cabello cuando estoy dormida, cuando me ves a tu lado en la cama.

Siento un vacío profundo, es aquel que dejaron las palabras que ya no dijiste y los besos que no fueron dados. Es la ilusión perdida de un viaje, de un “No es posible”, “no entiendo”.

Tengo años viéndote; pero una noche hubo magia; creo que dejé de ser la hechicera y me convertí en la hechicera, vi las nubes en el amanecer que me mostraste, escuché a pájaros a tu alrededor, pero te veía sonreír y yo sonreía también. 

Esa noche me cambió, dejé de ser la mujer “civilizada y fría” como me llamaste, y quise lo que tú… 

Pero ya he dejado de creer, fue tan sólo un momento. Y nosotros no creemos, en nada ¿verdad?

Me pude haber refugiado en alguien más, lo sabes. Pero tu acento, tu vanidad, tu imagen me han clavado tanto que duele el pensarte y no puedo dormir, no puedo escribir. 

Sin embargo no tengo miedo. Es la vida, me dijiste que lo habías disfrutado, pero que no sabías qué había sido… el momento es lo que vivimos, nuestra vida. Te tengo tan presente que no quiero pensar en mañana o recordar un ayer. Quiero un hoy contigo, uno que sea permanente.

¿Qué me está pasando?

Me dijiste que lo cursi se contagiaba, yo no escribo cartitas de amor, yo no siento amor por ti, el amor no existe. Te lo dije y lo reafirmé.

¿Entonces qué me pasa?

Este sentimiento en realidad me asusta, pero ya no pierdo nada, hay un vacío, uno que he tenido siempre, que puedes llenar, que llenas… ya. Pero es la sensación más extraña que he tenido en toda mi vida.

Me volví una Humana, demasiado Humana…

Procesos

noviembre 20, 2011

¿Quién me diría que Yo que escribo y hablo de tantos cambios me afectarían tanto?

Ya lo he dicho, soy una infame contradicción; amo la estabilidad, pero adoro los cambios aunque estos provoquen un infarto masivo. 

Estos me representan pasión, mutación, vida, movimiento.

Ya lo dijera Heráclito: “Nada es permanente”.

Esta noche pensaba en redactar un proyecto en el que me he entusiasmado desde hace muchos meses, prácticamente es una tesis para posgrado. Y me han felicitado por ello. En estos meses precisamente he enfrentado obstáculos muy difíciles pero los he sobrepasado.

He entrado a la sala de emergencias del hospital, me he encontrado sola, me he desmayado y casi me he fracturado la muñeca derecha, me he desilusionado de personas, de ciudades… pero hoy, precisamente esta noche representa un gran CAMBIO para mí.

Hoy tengo cita para análisis clínicos, sufro una enfermedad que me ha destrozado la vida, de manera moral, social, y ni decir física… no la entienden. Y me han discriminado, me han lastimado de todas las maneras posibles, me han querido denigrar y rebajar a SU nivel, pero no lo han logrado.

Después de inyecciones, y revisando mi historial médico, veo que en 20 años  al FIN ya no me han mandado a hacer análisis con ese perfil… y lo sabía. Me estoy curando. Estoy sana, pero no soy como cualquier otra mujer, soy inteligente, soy femenina, soy reconocida, y tengo a unas amigas a las que amo porque son bellas y cabronas, porque hemos estado juntas en las buenas y en las malas, con hombres y son ellos, con té, café, vino, cerveza, en diferentes países, en diferentes ciudades, bajo la lluvia, sin teléfono, con internet, sin computadoras…

Hoy me rodeo de libros, enciendo la calefacción y me visto con perfume de Dior y lencería, leo a Nietzsche, y preparo otro cambio.

Estoy lista para irme de aquí, para continuar, para dar un giro y no ser yo quien siga girando en el mismo lugar. Mi mirada cambia y ahora el horizonte es claro, estoy dispuesta a tener ardillas en mi jardín, a viajar, a desvelarme estudiando, trabajando, dando clases, preparando ponencias, publicando mis poemas y mis cuentos. Estoy dispuesta a celebrar mi cumpleaños con quienes yo quiero, hoy estoy dispuesta a consentirme con una buena cena, con esa actitud de que vendrá lo mejor, incluso estoy dispuesta a que un hombre me vea dormir… y quiero dormir entre sus brazos, estoy ilusionada con irme de aquí, con disfrutar de un bosque, de la neblina, olvidar ayeres, estoy dispuesta a vivir, y ya no puedo esperar.

Quiero un bocado de todo ese mundo que me espera… quiero comenzar a vivir después de tantos años, de tanta reflexión, quiero soltarme el cabello y embriagarme de felicidad, de dicha, de emociones, quiero abrazar sombras de él y de mí, quiero mi nueva casa, mis pinturas, mis libros, mis perfumes, mis inciensos, quiero reír, quiero que los besos no cesen…

Este es mi proceso… mis mejores amigos han muerto, pero es hora de que los dejé y que me olvide de fantasmas, es hora de que les escriba porque me rehusaba a hacerlo, es hora de que acepte que ya no están conmigo, es hora de aceptar a la muerte, a los años y los daños y no mirar atrás…

Ya la muerte no me asusta, tampoco la soledad y le he quitado el impermeable a la Ilusión, estoy dispuesta a que se empape de lluvia de alegría, de dicha, de amor.

Me dispongo a crecer, a ser yo, a seguir y a resplandecer… no sé qué pasó en la madrugada pasada pero hay un efecto muy poderoso en mí… y quiero que esas sonrisas y esos besos continúen.

Quiero comer Mac&Cheese por la noche en casa y desvelarme con él, que me bese en el amanecer mientras estamos abrazados entre frazadas… Lo quiero.

Tanto que hasta yo me sorprendo.

The Trial; PINK FLOYD o CAMUS.

He vuelto y estoy sana y más fuerte, pero sobre todo, a pesar de las lágrimas estoy muy feliz por la ilusión que siento dentro de mí, es algo nuevo, algo que JAMÁS había sentido…

El cúmulo de trabajo, de depresiones, de dolores, de muertes, de enfermedades, de stress y demás fue tanto que tuve miedo, tuve miedo de perder mi carrera, de perderme a mí. Pero ahora que se junta una mudanza, la invitación a un viaje, el fin de un ciclo, y que me han mostrado unas nubes que no conocía y los pájaros cantando a las 6 a.m. me ha devuelto la sonrisa… estoy muy ilusionada y feliz, por ser quien soy y por no haber decaído.

La vida está llena de procesos… Simplemente hay que vivir, ¿no?


octubre 11, 2011

No te desvanezcas entre la lluvia, no te pierdas en la tempestad.

Permanece, rodéame, circunda… sé lo que has sido siempre.

Gris y alto…