He aquí un enlace para conocer mejor la vida de este hombre tan genial.

Aclaro que en mis antiguas clases de poesía me enamoré de su estilo y el temperamento que demostraba.

Pero ahora, es tiempo de ver cómo ha estado presente en mi vida desde que yo tenía la edad de 14 años.

Reconozco ese rostro, esa nariz y el temple de coraje, pero con un hombre de cabello rubio, un hombre que fue mi novio por varios años; del cual, su madre y yo todavía nos enviamos SMS.

Su bisnieto, mi primer novio, el primer amor de una escritora que ha vivido en las mismas ciudades que el mismo poeta y su descendiente.

Leyendo una recopilación de poemas me veo de frente con recuerdos, enjugo alguna que otra lágrima y me entrego a la vida que por esta noche se ha vuelto poesía.

Salvador Díaz Mirón y yo.