Hambre de Sofía

mayo 28, 2008

Furia intempestiva que arrancabas mis pensamientos, cual filosas dagas yacientes en los subconscientes de quienes no pensaban o se negaban a ello.

La mente ahora buscaba, quería, no se cansaba, pero dolía y en arrebatos se reencontraba con un pasado del que a poco se acordaba, como del presente que ahora mismo resucitaba.

El alimento estaba infestado de fuerza, rencor y venganza, de querer y de poder, de ansias.

El fuego se encrispaba en flamas procedentes de velas ya incendiadas, de cera que ahora ya escurría por esas cornisas formando estalactitas de pensamientos, una lluvia, si una lluvia de ideas.

La tempestad había comenzado y ya no se podía detener, el aire avivaba las masas de nubes en las que entraban palabras, aforismos, silogismos y fórmulas de las que no se había hablado jamás, de las que apenas se estaban formando entre renglones de un libro que no existía, de lo que yacía dentro del gnosticismo.

Pensamientos huecos basados en una nada, ahora eran todo, todo lo que me rodeaban.

Podía más, lo sabía, más el alimento decantaba y se hacía menos denso, con un sabor dulce y tormentoso que era un desgano y unas lágrimas, con un grito desgarrador y ahogado como agonizante que hacía a la garganta resecarse y arder, tras verse hundida en sangre, ahora seca, con unas cuerdas mudas.

Hastío, Fastidio, Perfección

Imperfección, Odio, Recuerdos

Maldición y una Rendición

Ante lo que sería… ante lo que será.

Partícipe en ello, sin dejarme envolver entre hilos de una telaraña, más siendo presa de una red filtrada por la noche convertida en resplandor, en una red que formaban las estrellas, las constelaciones… sin mi guía y escuchando lo que no se oía.

El temblor persistía, el hambre por ella, por Sofía, me consumía.

El tiempo me deshacía y yo ya no hablaba, nunca he hablado…

Más siempre lo he dicho de mi propia voz:

“YO NO HABLO, SOLO ESCRIBO…”

Círculo

mayo 13, 2008

Te voy pisando los talones

No consigues desaparecer

No puedes correr más rápido que yo.

Te persigo con el mismo paso despiadado

y cruel, con mi mirada llena de odio y rencor.

Te lastiman el eco de mis pisadas

Mientras, das media vuelta y con tus ojos

por primera vez asustadizos

Con esa mirada penetrante, llena de miedo

Me miras, recordando, como viviendo

como estás ya… Huyendo.

Vas dentro de un camino, el cual está vacío

En dónde has ahondado, en arenas y abismos

Dentro de la Nada.

Dentro del camino en el que sólo estamos

Tú y YO.

Tus pies descalzos no toleran el calor

producido por el sol

Sangras y las llagas siguen lástimándote

Cada vez más.

Pero no dejas de correr

No dejas de huir

Sigues mirando hacia atrás

Sin ropa alguna que te cubra,

ni siquiera importa

Cúanto se queme tu frágil piel o siquiera

El dolor de tus huesos en cada caída

Cuando ya no te puedes sostener

Sabes que te quiero tener

Es un delirio de persecusión

Es una vil Paranoia

Es lo que me has provocado

Por no poder tenerte nunca

Pero te voy a aprehender,

con miedo y consciente de tu locura

Porque sabes que no puedes ir más allá.

Es un círculo en el que muchas veces has caído

En tus delirios febriles

Convertidos por mucho en tus amadas Espirales.

Ahora corres y voy tras de ti

Halo tus cabellos, rizados, sueltos

y veo tu espalda arquearse de dolor

Tus manos implorando perdón

Tu cara de sufrimiento y agonía

Ahora sólo para darte cuenta que

Siempre huiste, por toda tu vida

De aquellos, de los demás.

Pero nunca podrás huir de mi

De ti… De ti misma;

Eso no lo lograrás Jamás.

Alas Rotas

abril 10, 2008

Las alas daban una invitación a volar, pero esa invitación invocaba a una inminente caída, a un inminente final. No quiero mi final caída, no ya no.

Estoy en el mar, no me gusta, sin yo quererlo me convertí en un ángel, en un ángel negro desfigurado en una sombra gris, resignada a lo que no es vida, a lo que no he podido ni podré recuperar, un ángel caído, un ángel con espíritu de demonio, por no dejarme gobernar, por ser yo y esa es mi condenación.

Así que decidí, frente al mar, quitarme esas alas que tenía y que ya me estaban haciendo demasiado daño, porque no quiero volar, porque no quiero caer, no quiero caer una vez más, las heridas son demasiado graves para tener de nuevo esa luz, iluminando las tinieblas en dónde me he encontrado, esas alas que significaban los sueños que los humanos tienen para estar arriba y más arriba una y otra vez…

Ahora frente al mar, en un acantilado, he decidido, junto a el gran estruendo que provoca el viento, y el remojo de las olas entre las nubes, con un cielo gris, las arrebato de mi ser, para poder llegar hasta donde tendré que llegar, en mi camino, pero no volando.

Sin alas y duele, el dolor sale de mi espalda, como lo ha salido siempre desde esta terrible e infame transformación, el aire, el frío, se siente su furia y yo me estoy quemando por estas lágrimas que me hacen pensar en el que será un presente de aquí en adelante que se convertirá en mi futuro o por lo menos eso quiero imaginar mientras sólo veo al mar que ha sido tan atacado y está tan solo o más desolado que esta pobre alma.

Un ángel negro, ahora ya gris con los parpados cerrados ha decidido, arrebatar sus alas, en la oscuridad de un día, que no parece más que un minuto más. Y así frente a estos acantilados digo adiós.

Y ahora comprendo el porque no volar, el significado de las alas que nunca me gustaron, el llegar a la cima a través de un vuelo ilusorio, como lo son nuestros propios sueños y la caída, tan fuerte y dolorosa como el despertar.

El tener alas sólo implica tener sueños rotos, desear algo que jamás se logrará conseguir, sin darme cuenta, yo tenía alas, pero estaban escondidas, estaban atadas y de repente con tal fuerza como voluntad del propio espíritu, se desprendieron para así volar, y ver todo desde arriba, ver mis sueños realizados sin cristalizar todavía, frágiles y pensando en el futuro de lo que no sería jamás…

Al caer dentro del mar, de las escolleras, me lastimé profusamente y así fue como me separé de mis alas, para ya no seguir soñando, ya no seguir creyendo, porque creer significa tener fe, y ahora no puedo ni tener fe en mi misma, porque lo he tratado todo y nada me ha funcionado, las palabras de lo más conocidos suenan como ecos en los horizontes que son los años, que son tantos años y ahora los escucho a lo lejos, casi desfigurándose como mis propias ideas o mis incluso ideales de una vida insignificante que no fue, que no existió desde siempre.

Se escucha el sonar de ecos que me indican que todo pasará y que todo mejorara, pero si ellos no han podido ayudarme y yo he sido la única que me he podido levantar, ahora para que levantarme más, si no he conseguido nada de lo que nunca tuve, si lo que tuve me lo dieron ellos y así caigo dolorosamente a la realidad y manifiesto mi dolor, al rasgarme la cabeza con ideas ya sin ser confusas y mientras las palabras toman forma de lágrimas yo veo que en realidad no hay nada y me convertí en lo que no quería.

El ángel negro se ha ido, sus alas se arrancaron de su espalda para ya no ser una más de ustedes, que es lo peor.

Las alas se han ido, se fueron ya, la marea y las olas se las han llevado y yo, sólo siento el dolor en mi espalda llorando con sus lágrimas rojas recorriendo mi espalda, viendo lo que será que no fui y que se que no recuperaré, pero quiero pensar que podré tener.

Ilusión

abril 8, 2008

“Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien.”

Víctor Hugo

Y piensas, ¿que lo creí?

Tan iluso que fuiste y a tus ojos asombrados yo pregunté…

Tal cual a una estrella fugaz… chispeante, azules, grises… de plata ennegrecida

¿Qué disfrutaste más, el Premio o el Trofeo?

Dándome la media vuelta y dejando sólo una sombra como mi reflejo.

La Vida y la Muerte

marzo 31, 2008

La vida es la Muerte.

La vida ya no es más un sueño.

La vida es dolor.

La vida es rencor.

La vida es un continuo pasar de actos inconscientes y desesperados.

La vida no tiene felicidad.

La vida no espera más

Por que su rival, la muerte (ella misma) ha llegado ya.

Para así desaparecer dentro de lo que al nacer fue una LUZ y al morir es sino más que tinieblas, siendo que nunca se tendrá nada en la vida, porque la vida misma no te da nada, más que angustia, espera y tiempo, que es más de lo que alguien vivo pueda soportar.

 

    Lo sabe alguien que ya ha pasado por aquellas dos viejas amigas y enemigas, alguien que ha soportado los infiernos terrenales, alguien que ha sufrido lo incomentable, alguien que ahora se fue para tratar de buscar un refugio entre lo que pudiera ser el equilibrio de lo que significa vivir en la muerte.

 

1154126476_f.jpg

Una Mentira

marzo 19, 2008

Something you should know about Real A Lie Lyrics

So free and so far, so aroused
So alone I try to find the lie,
That lies beneath you, I try
Like a wave, I’m self-acclaimed

Real a lie, you’re truly mine
I am that kind, living blind
Real a lie, I am that kind
Living blind, for a lie

Behind closed doors your folded blind,
You’re truly mine, from behind
Closed doors you meet me,
Like a wave, I’m self-acclaimed

Real a lie, you’re truly mine
I am that kind, living blind
Real a lie, I am that kind
Living blind, for a lie

Deep and so far, low down
Growing green, far above the waves
Got a lie, you and I
Wave, wave, wave

Doo doo doo doo

Con todos estos acontecimientos, no me es fácil el olvidarte, tal parece que los vientos fríos me recuerdan cada vez más a ti… que las hojas secas que va dejando el otoño con su sonido en el piso al yo pasar… hacen que vea tu sombra o tu propio reflejo como cuando caminabas… hace tantos años de eso…

 

Hoy por hoy, veo que has crecido y me gusta ver cómo eres… pero sólo en parte… sabes que no me gustan muchas cosas de ti, es más no soporto la vida, ni lo que hay a tu alrededor y te veo ahora tan lejos y no sé como ayudarte… y a gritos callados y ahogados en lágrimas pides ayuda, consuelo a tu desesperación y solo se callan en sus propios ecos porque no hay nadie, y sabes muy bien que nunca lo habrá…

 

Hubo momentos que te odié ahora te he aprendido a entender… sin embargo no acepto lo que eres en su totalidad… tu soledad, tu fragilidad y a la vez tu fuerza tan grande que día a día, momento a momento se va deshaciendo a causa del tiempo y las aflicciones… tu temperamento, desde la infancia eras demasiado difícil, todavía lo recuerdo, pero hubo una época que eras las perfección, el modelo a seguir para todos, el orgullo de tus padres, de tu familia entera y la envidia de muchos más… te veías ante el espejo radiante, y todos querían ser tus amigos, todos te rodeaban sin embargo siempre estabas con tu soledad, tu eterna soledad y tus sentimientos grises…

 

Pasando los años, ahora con enfermedades tan graves… que han hecho que pierdas tu propia fuerza, tu amada libertad, yo te miro y no sé en dónde quedó esa belleza radiante… dónde se perdió la perfección…. y miro a tu alrededor y busco a tus padres a tu familia… dentro de un lugar muy oscuro donde sólo está iluminado por tu precencia etérea y desfigurada.. borrosa pero luminiscente entre la más profunda de las tinieblas y de la oscuridad…. oigo risas y burlas y mientras más me acerco a esa figura caída que eres tú, de entre las paredes salen manos y dedos señalandote y las risas se hacen más fuertes y macabras, tú con la cabeza baja casi en el piso… sin poder moverte, y yo me pregunto si en realidad ¿¿¿te quiero ayudar???

 

Porque me duele mucho verte así y yo tampoco tengo fuerzas lo sabes muy bien… y no sé quá hacer…. te encontré, te reencontré y no sabes como te he extrañado… el verte caminar, perderte entre el aire, con ropa gris…. dentro del frío hasta que los huesos te dolieran y tener de nuevo esa fórmula de felicidad que ahora no sé como conseguirla… y al verte me duele, me duele tanto porque no me gusta lo que eres… te desprecio y a la vez me das lástima porque no está en ti el poder salir de ahí… te han lastimado mucho…. y yo, yo ya me harté de estar viendo todo esto…

 

Ya que no me puedo reflejar en un espejo, y no puedo ver lo que soy, ni como soy, mucho menos quien soy… te veo a ti… que eres lo que fui y lo que soy…. y no me gusta…

 

Lo siento, pero no te quiero, no puedo sentir amor hacia ti, no puedo ayudarte, me repugnas, no me gustas, no eres como yo… no acepto que seas esto… yo nunca lo busqué, ¿¿¿por qué pasó entonces??? ¿¿¿Quién nos hizo esto???

 

Mis lágrimas no bastan para aliviar un dolor o un sufrimiento de una vida entera…. ahora… ahora estamos en la oscuridad… hundidas y con dolores desgarrantes yo sin un cuerpo, sin una imagen, sin nada… siendo una simple espectadora… tú con un vestido blanco, con ese escote que descubre tu espalda y sin mostrar la cara…viendo hacia el piso y soportando los dedos señalantes y las burlas de miles…. como siempre escondidos….