El Viento

agosto 29, 2008

Hace mucho tiempo, en una noche iba caminando, sólo siendo acompañada por mis pensamientos; recorriendo calles que me parecían conocidas y de un momento a otro sin quererlo me sentí bien, probablemente feliz… pero cuando tomé consciencia del lugar en el que me encontraba, esa sensación desapareció  y las lágrimas brotaron llenando aquel silencio en mi inconsciente.

Me estaba percatando de mi presente y me di cuenta que estaba atrapada por unas ventanas que no me dejaban siquiera mirar el exterior. No sabía cómo escapar de ese lugar.

Sin darme cuenta, de repente me vi de nuevo caminando, en la oscuridad de un callejón, de uno que no había visto hacía mucho, mucho tiempo… el suelo con tierra y las casonas abandonadas a su alrededor me sacudieron dentro de un estremecimiento, el velo de un aire me envolvió en una ráfaga y así fue cuando abrí los ojos y me percaté de que ese viento se había llevado mis lágrimas.

Ese viento no era más que el recordatorio y la aceptación del presente… por lo menos en ese instante.

Sirenas II

abril 23, 2008

Y el retorno era el inicio.

Las olas te inundaban como te formaban.

Y el cielo te consumía haciéndote su presa.

Atándote ya sin poder escapar de él más.

El viento estremecía los cuerpos ya muertos.

El oleaje era calmo.

Y las nubes cubrían el azul de un infinito.

Volviéndolo Gris y Desafiante.

Y tú reflejada en esos cantos ya ancestrales.

Pertenecientes a las sirenas no existentes.

En las profundas y misteriosas.

Aguas del Mar.

Todavía duele, duelen los remolinos de pensamientos, como de recuerdos y transformaciones que estás viviendo.

Y llueve

abril 13, 2008

De nuevo está lloviendo, al igual que ayer… es un placer ver como las gotas caen, cómo es, que la lluvia no puede ser percibida por entes más suspicaces como las más sensibles y vulnerables…

Muchas veces la lluvia es fría, con gotas que hielan, otras tantas es como un leve rocío, como un suspiro, como muchas veces es un tormento, con estruendos que destruyen y vientos furiosos en forma de gritos que estremecen, que asustan.

El viento hoy se arremolina como pensamientos inconstantes e indeseables, como recuerdos sin pasado existente, la lluvia es fría, como la soledad consumida, como una noche sin luna, sin luz.

La lluvia de ayer caía levemente y refrescaba a los que paseaban tomados de la mano, mojando sus rostros llenos de felicidad, el viento movía aquellas gotas a cualquier lugar, a cualquier dirección, sin distancia y caían a la tierra cual semillas haciendo que brotaran flores; como dije ya un suspiro, como si se hicieran el amor.

Pero hoy, hoy sólo hay frío, viento tormentoso, y soledad en un desolado día gris.