Esta Noche

noviembre 2, 2008

Entraste en mi carne, te llevaste mi aliento, el aire era impávido por tu brilloso mirar.

Esta noche tus besos quemaban como brasas mi cuello, mi espalda y tus manos arqueaban mi cintura, como cuando tomaste mi cadera y me besaste. Mis manos daban una invitación al lugar que queríamos, al que sin embargo no nos atrevíamos a entrar; mis uñas te hechizaron y vi tu sonrisa brillar, cuando me di a ti de par en par.

Te hundiste profundamente en mi, sintiendo lo único, al único, que es a ti…en mí; mis labios rojos se abrían entre sangre que con besos me habías provocado.

Quedé girando en una espiral y me diste la luz que necesitaba, la misma con los ojos cerrados que tuve y que me dio felicidad.

Desgastaste ganas y energía cavando dentro de la tumba que creíamos haber enterrado ya…muertos los dos en vida, volvimos a resucitar, en silencio, con ropa por demás y una cama en donde siempre quisimos estar. Dónde la misma máscara nos vio y nos reconoció.

Esta noche fue especial, te quedaste a mi lado y tu pecho fue mi almohada mullida y cálida en dónde reposar.

De entre el frío, la lluvia y los truenos sin estrellas…

Te encontré, me viste, estuvimos y no tiene similar…

Esta noche, no fue igual, sin embargo esta noche fui tuya, como muchas otras más.

P.S. Tengo tanto por decirte que las palabras y las letras de mil abecedarios no bastarían… pero hoy te lo demostré como mis ojos y mi boca también…

Un Día Especial

abril 20, 2008

Una imagen nos puede permitir ese experimento del que se trata la percepción de muchas sensaciones.

Para mí el ver una imagen en blanco y negro representaba soledad, tristeza, vacío… y mucho más.

El ver una en tonos sepias o rojizos me traía recuerdos… de lo que fue, de lo que pudiera ser, de lo que mi mente dictaminara por mis ojos a través de ese momento. De esos momentos que me hacían daño, y que me oprimían como lo han hecho con muchos de nosotros.

Quizá por eso el gris es mi equilibrio y en donde yo encuentro una estabilidad… efímera, pero al fin y al cabo estabilidad ponderable. Tal vez eso no te lo dije, en esa noche viste como corrían mares a través de mis ojos.

El poder de la mente; nuestra propia psique, nos envuelve en una espiral de temores, de viajes inconscientes como de rencores y de amores. El poder de la mente que a veces puede más que uno, cambiar, desfigurar las mismas formas o convertirlas en láminas que lastiman y laceran.Enterrándose en el cuerpo cual dagas yacientes formando llagas y heridas frescas muy pero muy dolientes.

Hacen que sin quererlo, sin hacerlo aquellos más cercanos a ti, te lastimen, y mucho, y pasando las horas consumida y ya reseca por las lágrimas a ríos se vea lo que en realidad es; que se demuestre lo que en realidad se posee, como un control mental, para las mismas emociones, aquellas que por mucho, nos hagan tanto mal, tanto daño.

Siempre se aprende, a través de cada día, como de cada momento que va pasando, de cada año que transcurre, de la edad que no se tiene, de la edad misma que no se siente.

Aquel en realidad fue un día especial; lo dijiste : TE HE VISTO SONREÍR VARIAS VECES.

Después de que me vieras llorar a mares en los que me estaba hundiendo y no dejabas de lastimarme para así ayudarme, por acompañarme, por obtener eso que me habías pedido: Una Sonrisa, una sonrisa mía…

Y ahora el día especial es tuyo, precisamente hoy, aunque en realidad no hayas querido nada, aunque en realidad hayas tenido el mejor de los regalos, aunque por esta vez no sepa bien que escribir.

Porque te lo dije: ¿Alguna vez has sentido el poder del que no te puedes separar, del no saber en qué año estás, ni en qué día vives, ni qué hora es, ni cómo termina o cuando acaba la noche?

Y respondiste: Así vivo TODOS LOS DÍAS.

Es por eso que hoy por hoy no tengo palabras, no tengo las adecuadas, tal vez no haga falta, puesto que no querías nada.

Sólo me resta escribir que me alegra que para ti, el negro y blanco no sea un vacío, no sea una soledad, que los colores sean los que llenen tu vida de matices y de infinidad de contrastes para que jamás llegues al tedio, para que no estés dentro del mismo círculo… para que descanses como lo quisiste desde siempre… o por lo menos desde que te acuerdas.

Desde que nos conocimos, desde el punto en el que veíamos todo y nos comparábamos.

Porque hoy sea TU DÍA ESPECIAL, negro, pero con una paleta llena de una infinidad de colores y mezclas… brindo por ti, porque seas feliz en estos que son tus años, que los empiezas a cambiar por las imágenes de letras que se van quedando fijas en tu mente, en tu subconsciente.

Porque me has enseñado muchas cosas y eres alguien muy, muy cercano a mí, por hacerme pelear y llorar por horas, porque aunque todavía algo duela y traiga recuerdos, denota felicidad, por lo menos para alguien si no es que para muchos o todos los presentes.

Por dejar atrás ya esos tormentos hoy va por ti, en un domingo, un domingo más, que sea este Dia Especial para ti. Porque vengan más momentos de alegría y de locura en la misma oscuridad y el lujo que no todos nos podemos dar, ¡¡¡que ahora sea una vida llena de lujos!!!

Porque aunque me doliera verlo, me gritaras: ¡¿Entonces para qué carajos lo hice?!

¡¡¡FELICIDADES EN TU DÍA ESPECIAL CHOCOLATE!!!

Dibujo: Luis Pintor (Alias Dark Chocolate)

Y llueve

abril 13, 2008

De nuevo está lloviendo, al igual que ayer… es un placer ver como las gotas caen, cómo es, que la lluvia no puede ser percibida por entes más suspicaces como las más sensibles y vulnerables…

Muchas veces la lluvia es fría, con gotas que hielan, otras tantas es como un leve rocío, como un suspiro, como muchas veces es un tormento, con estruendos que destruyen y vientos furiosos en forma de gritos que estremecen, que asustan.

El viento hoy se arremolina como pensamientos inconstantes e indeseables, como recuerdos sin pasado existente, la lluvia es fría, como la soledad consumida, como una noche sin luna, sin luz.

La lluvia de ayer caía levemente y refrescaba a los que paseaban tomados de la mano, mojando sus rostros llenos de felicidad, el viento movía aquellas gotas a cualquier lugar, a cualquier dirección, sin distancia y caían a la tierra cual semillas haciendo que brotaran flores; como dije ya un suspiro, como si se hicieran el amor.

Pero hoy, hoy sólo hay frío, viento tormentoso, y soledad en un desolado día gris.

Viajes

abril 10, 2008

Estuve ausente por mucho tiempo, en realidad no me sentía a gusto con lo que pasaba a mi alrededor, con lo que pasaba en mí interior.

Es muy difícil adaptarse a estar en ciudades que son desconocidas y que en realidad han estado ahí desde hace mucho tiempo y después de media vida o quizás más, las encuentras.

Estaba fuera de mí, fuera de lo que era yo y tenía mucho miedo, era una vacío en el cual no me podía sostener, porque en realidad no había nada, más que el pasado, los recuerdos y eran demasiado dolorosos para estarlos viviendo de nuevo en algo que era lo mismo pero ya sin serlo.

Todos habíamos cambiado, y lo que más me hería era ver que seguía sola. Cómo me encontraba.

Las mesas y el olor a café seguían en el mismo lugar, el sonido de las voces que nos seguían con miradas estaban dispuestas con sus flashes a cegarnos y nosotros reunidos de nuevo, reencontrándonos, siguiendo con nuestra esencia, los libros, la historia, el arte, los años, las remembranzas y todo lo que había quedado atrás que estábamos recuperando en esos efímeros instantes.

Sólo escuchaba sobre una desaparición, sobre alguien que ya no existía, y en retórica pienso que por eso era la extrañeza de esos momentos.

El recorrer calles vacías, el escuchar el pasar del viento y sentirlo en mi piel, a veces con calor, con furia, otras veces frío, helándome, triturando mis huesos casi. El poder escuchar esas imágenes reflejadas en mi memoria como recuerdos a los que me he querido aferrar pero que sé que no regresarán, ya no, no regresarán jamás. Es difícil, muy difícil de aceptar y duele.

Regresé y de nuevo a mi encierro, sin ventanas, sin sol, sin penumbras, sin oscuridad, sin ser yo, sin ser alguien más, sin nada, con todo lo que ya había perdido y me hundí. Ya no quería más.

Hasta que decidí dejar al pasado, y no olvidarlo ya que me ha dejado unos aprendizajes tan profundos y sublimes como dolorosos que no los cambiaría por nada, ni siquiera por un momento de felicidad. Sólo caminar junto a él y estar en lo que soy, en mi presente y nada más.

Por un momento lo pensé así… ahora ni siquiera puedo pensar, ya no puedo sentir, todo se ha agolpado en el cerebro como la sangre que brota de mi corazón ya inhumano, sin discernir, sin estar, sin ser, extrañando lo que fui y lastimada por quien murió, por quien soy…

Sólo sé que estoy sufriendo y mucho.

Caída

marzo 26, 2008

Tener alas… sólo implica tener sueños rotos…

BWO

Continuará… 

Marruecos

marzo 26, 2008

Suspiros de Sol

Sabores ya ahumados de inciensos exóticos

Arena desfigurada por un viento caliente

Un mar como Horizonte

Y tú y yo, dentro de una botella consumida.

Y cerrada por un corcho, persiguiendo una luz.

Persiguiendo las estrellas.

Extraño

marzo 19, 2008

Y que tormento es ver pasar el tiempo; siempre tras la cortina de una vida, la cual yace en un aliento de muerte cual inmortal.

Y qué tormento es extrañar a los muertos, o a los mismos vivos que con sus ojos sacados por el propio cinismo como egoísmo se han ido ya y ahora ya no están….