Hace un año…

mayo 8, 2010

Un Cuento

julio 8, 2009

Cuántas veces sonreíste, una sonrisa tan franca que incluso te creí cuando con lágrimas me dijiste que nunca te habías sentido así.

Andante, mísero y lastímero, que francias resecas y maltratadas has dejado tras mentiras; tras un arcoiris de ilusión; como el leprechaun que aparece en los bosques, una ilusión, una alucinación, una decepción que todavía duele, que no deja dormir por pensar en ti; como al principio, los dos esperando la hora del amanecer…

Dejaste que el sol te resplandeciera en la cara, te cubriste los ojos con gafas oscuras, cerraste la boca y ocultaste tus oídos hacia esas cartas que hace tiempo escribí, mas nunca entregué.

Pensé que ya se había superado, más cuando te vi de nuevo, vi que apenas estaba empezando.
Un imperio, sin bosques, sin niebla, sin nieve, sin oro y sin islas solitarias, sin un pasto verde que recordara una botella de vino tinto en verano, sin ningún arcoriris.

Ya no espero a un caballero, mucho menos a un príncipe. Desperté del sueño en la madrugada y me di cuenta de que todo era un cuento, para niñas ilusas, uno de los que hace siglos se escribieron, uno de los que llaman cuentos de hadas y como tal, inexistente.

Te veo

mayo 7, 2009

Tengo un ojo dibujado, que te ve en un remolino, mientras yo te veo atrapado.

Mis pestañas alzan el vuelo, te quieren alcanzar, en un tiempo, quizás; te quisieron salvar.

Con mi propio mirar te busqué más y más, hasta que ya no te veo… cuando en la niebla desaparecieron tus despojos, mientras yo decía : No, no quiero volver  la mirada hacia atrás.

Te intento olvidar, pero el ojo en el papel enmarcado te sigue viendo, como yo no lo quiero ya hacer.

Rompiste los recuerdos, rompiste lo poco verdadero que quedaba, y ahora ya ni siquiera ha quedado la mitad. Es muy pronto, pero el huracán no ha parado todavía, has hecho destrozos, quitado vidas y espero que no los haga por más.

Me duele, pero te tengo que olvidar, tengo que romper el papel dónde se encuentra ese ojo dibujado que no te deja de mirar, para que así quedes en mi mente como un recuerdo, tan sólo uno más, que no duela, que no singnifique nadie, como ahora se está, un recuerdo, una imagen, un pensamiento al que no eche de menos ¡JAMÁS!

Cenizas

marzo 15, 2009

Lluvia impávida de sentimientos atrofiados. Extravaganza inconfundible de llantos y penares. Adioses y canciones guardados en un lugar llamado el olvido.

Fuego extinto, que arrasó con todo a su paso, que quemó lo que era la llama viva de lo que ahora ya murió.

Mi voz quedó grabada en un cajón que guardaste, cuando no soportaste esa canción, te fuiste y después pediste una disculpa, ahora me ves y te escondes, ahora ya no escribes, ahora no eres quien fuiste.

Hirviendo; en contra del reloj, queriendo lo imposible, con un hombro lastimado y un codo quebrado, a la batalla decías que ibas, pero siempre regresabas; regresabas regordéandote de los propios triunfos que nunca ganaste.

No se siente el ardor, ya no quema, ya no duele. Esta fue la última vez, con esa guitarra y con mi voz, con una mirada y este adiós. La flama se extinguió y quedaron cenizas de lo que un día se vivió, ahora ya no están. El viento se las ha llevado en un arranque tempestuoso y con un soplido, las ha quitado del camino.

Llueve en forma ácida, verde para ti. Te hundes y yo; gracias a esa despedida renazco. No por amor, sino por fuerza, por libertad, porque es mi destino, porque soy fuego y lo único que mataste fue lo que había; los sueños. No me recuerdes más, que no te volveré a ver, ni te diré lo que quisiste escuchar la última vez.

Amorfa distorsión en un juego de batalla, en el que cada quien toma a su peón, y en el que se escuchan las cuerdas de ese pasado, que quedó grabado, y ahora ya olvidado.

Lo dije; no sabía si debía de agradecer, porque no creo que lo merezcas, pero hoy por hoy esas cenizas que veo en el viento pasar, se que vuelan para ya no regresar jamás y no creer en el fuego de un amor. Creer en un ave, creer en mí. Fénix.

Cenizas… tus despojos de ambiciones maltrechas. Adiós.

Love Theme…Your Princess?

febrero 12, 2009

I wish

febrero 12, 2009

Godot nunca apareció, lo esperé mientras permanecía en la rama de áquel árbol, en el que te cobijabas, leyendo abstracciones y absurdismos.

Con el paso del tiempo, perdí el miedo a las marionetas, cuando el deseo de regalarme una, que saliera de tus propias manos quedó eclipsado por la distancia.

Dejé los libros que me regalaste, y desambigüé el sentido de los relojes, de las horas; más no del tiempo.

No dejo de pensar qué hubiera pasado si…

Pero confundí la tempestad con tus lágrimas en mi partida, en la que no pensé que sería, ahora, ya tan lejana.

Apenas y recuerdo tu  rostro, es borroso, como las memorias que no quiero pensar más, en las que no quiero indagar, sin embargo, haces que no duerma, y en esa mesa, veo cómo una taza de té se consumió, mientras todo estaba de lado, cuando la cuerda floja no estaba ante nuestros pies, sino entre nuestros cuellos.

Toma un vaso de whisky, brinda por lo incógnito y desaparece, desaparece locura de tempestad; ve al teatro y dime si aún sientes el viento frío de un amanecer de invierno, si la música en los ahogados todavía te hace pensar en algo.

Si las leyendas de Lilith y de Icaro, traen a tus hijos contigo de nuevo. No mires al espejo, no pienses en Magritte, ni en Morne, ni en Jikan…despoja la mente de tinieblas y ya no seas lo que fuiste conmigo, que no quiero saber más.

Porque yo yazco entre el olvido y la muerte no sensata de mi cuerpo inerte. Mientras tú sigues perdido, y no buscas un horizonte, porque quizás lo hayas tenido desde siempre.

Ve con el conejo y dile que te dé la hora, y ve que al fin es la hora de tu muerte, como en esos sueños, como en los que deseas empezar todo. Juega ajedrez con fichas negras y ya no apuestes a por mi, no me dediques más tus trinfos, no me cuentes tus derrotas. Enfréntate a ti mismo, como yo lo trato de hacer.

Sueña conmigo, y despierta intentando echar de menos un recuerdo, una imagen entre rosas de cristal, y sigue así, que yo seguiré, no sé en qué camino, o por dónde, pero al menos lo intentaré.

Escucha y ve The Wall y llora, siente el aturdimiento de tus neuronas, al tratar de nombrarme, pero no lo hagas, porque hace tanto de eso, y hace tanto que entre divagues y medicinas, no encuentro la realidad, para distinguirte de lo que fuiste alguna vez en mi vida.

Quizás como tú lo dijiste: Soy lo mejor en tu Surrealidad, dale cuerda al reloj que marca las seis y ve por el bosque y los castillos, dónde tal vez encuentres mis murmullos que te digan: Ojalá…

72702_surrea_chess_painting

Contando

febrero 11, 2009

Conté las horas, los meses y los años que pasaron.

Conté las hojas que dejé sin firmar.

Conté los suspiros en fotografías.

Conté los alientos sin suspirar.

Conté los murmullos que me decían,

el tormento que pronosticaban las ausencias.

Conté las infusiones de limón que tomabas al enfermar.

Conté los años que en un futuro no se tendrán ya más.

Pero no conté el daño que se hizo al esperar.

Nunca remarqué en cuánto se puede lastimar.

Conté creo que muchas cosas.

Pero nunca conté los besos que inciertamente toqué con mis dedos.

Nunca conté que sólo eras un personaje inanimado.

Te vi dentro del libro, hasta que dejaste el papel.

Y nunca conté las hojas.

Y ahora te has ido, como yo, que a veces siento, no poder /ni querer/ regresar.

Ne me quitte pas

septiembre 29, 2008

Ne me quitte pas
Il faut oublier
Tout peut s’oublier
Qui s’enfuit déjà
Oublier le temps
Des malentendus
Et le temps perdu
A savoir comment
Oublier ces heures
Qui tuaient parfois
A coups de pourquoi
Le coeur du bonheur
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Moi je t’offrirai
Des perles de pluie
Venues de pays
Où il ne pleut pas
Je creuserai la terre
Jusqu’après ma mort
Pour couvrir ton corps
D’or et de lumière
Je ferai un domaine
Où l’amour sera roi
Où l’amour sera loi
Où tu seras reine
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Je t’inventerai
Des mots insensés
Que tu comprendras
Je te parlerai
De ces amants-là
Qui ont vu deux fois
Leurs coeurs s’embraser
Je te raconterai
L’histoire de ce roi
Mort de n’avoir pas
Pu te rencontrer
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
On a vu souvent
Rejaillir le feu
De l’ancien volcan
Qu’on croyait trop vieux
Il est paraît-il
Des terres brûlées
Donnant plus de blé
Qu’un meilleur avril
Et quand vient le soir
Pour qu’un ciel flamboie
Le rouge et le noir
Ne s’épousent-ils pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Je ne vais plus pleurer
Je ne vais plus parler
Je me cacherai là
A te regarder
Danser et sourire
Et à t’écouter
Chanter et puis rire
Laisse-moi devenir
L’ombre de ton ombre
L’ombre de ta main
L’ombre de ton chien
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas.

Y cuánto es el tiempo que ha pasado y aquí sigo, escuchándote y tú ya viéndome sin lograr descifrar lo que mis labios dijeron ya.

Cuántas veces te dejé y cuántas más no lo hiciste tú también…

Y ahora el mismo camino nos hace presas de un dolor que seguimos compartiendo…

Cuántas veces no escuché esta canción en tu ausencia y  ahora al dejarte… Siento…

Sólo siento y es lo que no quisiera más.

Al fin… hubo un Final.

septiembre 22, 2008

Cuántas veces nos hemos despedido?

Cuánto hemos sufrido…

Cuántas lágrimas hemos derramado…

Cómo nos hemos amado, cómo nos hemos odiado…

La Srita. Errante desapareció por un tiempo, por mucho más del que se pensaría, pero esta vez no regresaría.

El Sr. Fugitivo se escondía de entre todos, para sólo buscar a la Srita. Errante, más ella decidió dejar todo atrás puesto que estaba harta de esa situación, de pensar en el Sr. Fugitivo y de su relación. Se habían separado muchas veces y aunque no lo quisieran afrontar, uno al otro se hacían cada vez más daño.

Así que el mejor camino fue seguir una senda, en la que no hubiera un lugar con un árbol bifurcado. Ahora era el final, este fue el final.

Ya era insoportable el ver las lágrimas derramar, el no reconocer nunca faltas o errores y en un camino en el que dos seres pensaban que se podía seguir, más no a costa de más muertes, incluso las suyas propias , por encontrar un (mínimo o máximo) sentido a la vida.

-Ya no te quiero más

Acéptalo, los dos estamos hartos.

– No, yo no lo estoy de ti.

– Pero yo sí, y ya no te quiero pensar, ni te quiero incluso recordar.

Nos estamos desangrando, hay mucho daño y quiero descansar.

Hasta que por fin, el Sr. Fugitivo entendió que la Srita. Errante tenía razón y acordó que lo mejor era ese camino, separar sus manos y ya nunca más cruzar sus destinos.

Se dieron un beso, el más dulce de todos los que se habían dado y el más amargo que hay entre quienes se han besado. Se escucharon unas palabras que salieron de unos labios en un vivo rouge, pintado de sangre y de dolor, enmarcado por un rostro con una piel reseca por la sal de unas lágrimas, se mencionó lo último y sin verse a los ojos, la luna menguante desapareció.

Así sin más el camino se desprendió y cada quien tomó una vía, sin saber siquiera a dónde los conduciría, pero ya nada importaba en ese instante, porque ya nadie miraba los pasos de quien alguna vez fue alguien.

La Srita. Errante lo decidió y el Sr. Fugitivo lo aceptó.

Ese fue el final… por lo menos para ellos dos.

Al final…

septiembre 22, 2008

Hoy las letras no son buenas, no es el momento y YO…

No tengo más palabras que las que te he dicho ya.