Ne me quitte pas

septiembre 29, 2008

Ne me quitte pas
Il faut oublier
Tout peut s’oublier
Qui s’enfuit déjà
Oublier le temps
Des malentendus
Et le temps perdu
A savoir comment
Oublier ces heures
Qui tuaient parfois
A coups de pourquoi
Le coeur du bonheur
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Moi je t’offrirai
Des perles de pluie
Venues de pays
Où il ne pleut pas
Je creuserai la terre
Jusqu’après ma mort
Pour couvrir ton corps
D’or et de lumière
Je ferai un domaine
Où l’amour sera roi
Où l’amour sera loi
Où tu seras reine
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Je t’inventerai
Des mots insensés
Que tu comprendras
Je te parlerai
De ces amants-là
Qui ont vu deux fois
Leurs coeurs s’embraser
Je te raconterai
L’histoire de ce roi
Mort de n’avoir pas
Pu te rencontrer
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
On a vu souvent
Rejaillir le feu
De l’ancien volcan
Qu’on croyait trop vieux
Il est paraît-il
Des terres brûlées
Donnant plus de blé
Qu’un meilleur avril
Et quand vient le soir
Pour qu’un ciel flamboie
Le rouge et le noir
Ne s’épousent-ils pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Je ne vais plus pleurer
Je ne vais plus parler
Je me cacherai là
A te regarder
Danser et sourire
Et à t’écouter
Chanter et puis rire
Laisse-moi devenir
L’ombre de ton ombre
L’ombre de ta main
L’ombre de ton chien
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas
Ne me quitte pas.

Y cuánto es el tiempo que ha pasado y aquí sigo, escuchándote y tú ya viéndome sin lograr descifrar lo que mis labios dijeron ya.

Cuántas veces te dejé y cuántas más no lo hiciste tú también…

Y ahora el mismo camino nos hace presas de un dolor que seguimos compartiendo…

Cuántas veces no escuché esta canción en tu ausencia y  ahora al dejarte… Siento…

Sólo siento y es lo que no quisiera más.

Mi Príncipe

septiembre 29, 2008

El Príncipe que no existió más que en un cuento, aquel que de caballero ya reinó su propio imperio. Del que quiero escapar, más no puedo.

-Déjadme, Déjadme en paz…

Yo te digo… más no haces sino reírte como aquellos, los que estaban antes y después de alguien como tú. Esos los enmascarados, los falsos príncipes que no llegaron más que a papel en su trágico arrebatar.

Ya no te quiero! no, no puede ser… más te siento cada vez más profundo y tu sonrisa titirita como un cascabel; ahora son tus propias palabras las que me han herido…las que han sido como una estocada, la final, sin que escucharas si una, ni una sola palabra de las que he dicho en nuestro funeral.

Me escondo para no verte y en cualquier lugar, en una copa o en una canción te encuentro, incluso si hay sol… y no, ya no me divierto, en las noches no me dejas de buscar, persigues mi andar y yo, sigo queriendo escapar, más no lo consigo.

Este es mi pago por cada cual, por la enseñanza en contrapuntos y similares al andar, un reino abandonado ya al azar, siendo no más que recuerdos, quizás del más allá, de lo que nunca tuvimos, más de lo que siempre vivimos.

Que veo hoy, NUNCA fue real.

El Príncipe se quedó en un libro y su amante por igual, mas yo ahora lo escribo, siendo que no, no puedo, aunque quisiera no te puedo olvidar.

Pero el tiempo seguirá su curso y viendo que no estamos, tal vez algún día, entre leguas de fuego seremos consumidos y nos amaremos quizás más.

Escrito desde hace mucho tiempo,

tanto que no recuerdo cuando fue…

Girando

septiembre 25, 2008

Buscando la salida del laberinto, estando perdida, veo que sólo he dado pasos en falso y de un puente ahora sólo queda una cuerda floja en la que me trato de sostener para no caer.

El miedo se hace presente y se agudiza cuando se escuchan los pasos de quien no perdona; de Cronos, de una maldición que me ha tenido sumergida en tantos años, en los que sólo he visto el pasar de muchos por una puerta, en la que no llego a inclinar su picaporte, en la que veo los cambios y giros, como también los avances y las caretas de muchos más, mientras yo sigo encerrada, sin conseguir una paz, sin lograr lo que quiero encontrar dentro de esta búsqueda.

Absurdo para los demás, yo quedo inmóvil y mi cabeza gira y gira al no tener nada, más que mi propio pensar, y mi cuerpo se envuelve en tinieblas en las que caigo, dentro de las que floto ingrávida al no tener más que una esencia y ver en un lago, una imagen de lo que fui, de lo que soy y no sé si quiero seguir así.

Mientras ese lago se seca, yo sigo viendo las arrugas de mi piel, como las grietas de una tierra infértil y abandonada, ahora me doy cuenta que he caminado mucho; y estoy cansada por tanto andar, fatigada y siento que ya no puedo más; mis pasos cuando viro la cabeza (con dolor con mucho dolor), todavía los escucho andar, porque estoy dentro de ese círculo, de ese vicio que me tiene atrapada y que no me puede dejar.

Caigo entre las espirales y ahora en un sueño, para intentar descansar, y por fin salir de este lugar.

Fragmento tomado y transformado de :

“La Demoiselle Morne y .

Otros Cuentos.”

Resurgir

septiembre 22, 2008

“Desde el fuego extinto para quemar como el Hielo.”

BWO

Al fin… hubo un Final.

septiembre 22, 2008

Cuántas veces nos hemos despedido?

Cuánto hemos sufrido…

Cuántas lágrimas hemos derramado…

Cómo nos hemos amado, cómo nos hemos odiado…

La Srita. Errante desapareció por un tiempo, por mucho más del que se pensaría, pero esta vez no regresaría.

El Sr. Fugitivo se escondía de entre todos, para sólo buscar a la Srita. Errante, más ella decidió dejar todo atrás puesto que estaba harta de esa situación, de pensar en el Sr. Fugitivo y de su relación. Se habían separado muchas veces y aunque no lo quisieran afrontar, uno al otro se hacían cada vez más daño.

Así que el mejor camino fue seguir una senda, en la que no hubiera un lugar con un árbol bifurcado. Ahora era el final, este fue el final.

Ya era insoportable el ver las lágrimas derramar, el no reconocer nunca faltas o errores y en un camino en el que dos seres pensaban que se podía seguir, más no a costa de más muertes, incluso las suyas propias , por encontrar un (mínimo o máximo) sentido a la vida.

-Ya no te quiero más

Acéptalo, los dos estamos hartos.

– No, yo no lo estoy de ti.

– Pero yo sí, y ya no te quiero pensar, ni te quiero incluso recordar.

Nos estamos desangrando, hay mucho daño y quiero descansar.

Hasta que por fin, el Sr. Fugitivo entendió que la Srita. Errante tenía razón y acordó que lo mejor era ese camino, separar sus manos y ya nunca más cruzar sus destinos.

Se dieron un beso, el más dulce de todos los que se habían dado y el más amargo que hay entre quienes se han besado. Se escucharon unas palabras que salieron de unos labios en un vivo rouge, pintado de sangre y de dolor, enmarcado por un rostro con una piel reseca por la sal de unas lágrimas, se mencionó lo último y sin verse a los ojos, la luna menguante desapareció.

Así sin más el camino se desprendió y cada quien tomó una vía, sin saber siquiera a dónde los conduciría, pero ya nada importaba en ese instante, porque ya nadie miraba los pasos de quien alguna vez fue alguien.

La Srita. Errante lo decidió y el Sr. Fugitivo lo aceptó.

Ese fue el final… por lo menos para ellos dos.

Al final…

septiembre 22, 2008

Hoy las letras no son buenas, no es el momento y YO…

No tengo más palabras que las que te he dicho ya.

Ambrosía

septiembre 15, 2008

Los cajones han sido llenados con fragmentos de pensamientos inconclusos, con pedazos de lamentos que no han sido escuchados.

Se sugería tanto que se alcanzó la felicidad, entre un abrumador ruido de voces, mientras lo único que se reflejaba era tu imagen en la mía.

Un beso helado de fresa y una salida como un reencuentro futuro, una esperanza de la que siempre se hablaba, más que nunca se tenía. El tiempo se detuvo y dentro de los relojes seguimos corriendo queriendo alcanzar las manecillas que no marcaban más que las 6:00 P.M. dando así una noche llena de fuegos artificiales y corriendo entre círculos, perdiéndonos uno en el otro, entre risas y llantos…

El vino rondaba por la cama y la alfombra gris, los brindis entre el frío y la lluvia se hacían presentes y el humo de un incienso o de un cigarrillo nos envolvía, como me envolvían tus brazos cuando una tormenta aparecía.

Corriendo entre charcos bajo tempestades eléctricas, cuando hacíamos un ejercicio para agilizar la mente, cuando una misma vela de fuego se consumió sin encender su flama siquiera, porque me fui, sin darte una explicación o dándote muchas, pero sin entender nunca ninguna, ni tú, ni yo.

Ahora sólo quedan los recuerdos persistentes en el olvido de la memoria, en el subconsciente y espero que esta sino es una oda, sea lo que ya no me haga sufrir por no estar, por no ver, por haber perdido, sin haber apostado.

Los telones carmesí de la función en aquel teatro se han bajado y la sala se ha vaciado, una soledad compartida, que se hizo más grande quedó hecha trizas, para finalmente desmoronarse y perderse entre el aire, para después ser mezclada con la lluvia y perderse entre las rejas, entre tus mismas rejas.

Hoy, Hoy… me pediste que estuviera a tu lado, y ahora no estoy; no estoy segura, ni se en dónde estoy.

Los pensamientos surrealistas de dos seres que cohabitan entre las letras y que se unieron más que ninguno, han desaparecido y yo, como muchas veces más, me he escondido, para no sentir más dolor.

Recuerdo tu espalda en esa noche y cómo me cubría detrás de ti, recuerdo tus manos artísticas  y las caricias que me dabas; tengo todos los regalos que me diste y recuerdo los que guardaste cuando también me perdiste.

Recuerdo tu furia y recuerdo tus direcciones, los flashes y las hojas blancas que sólo se escribieron a la mitad.

Los charcos mientras mis zapatos se hundían y nos empapábamos, mientras tomabas mi mano al cruzar una calle y cuando el sabor a chocolate se fundía en el frío con lo que más disfrutábamos a nuestro alrededor.

Tú eras el mejor y yo lo era también… por lo menos para nosotros dos.

El cambio siguió entre las manecillas del reloj entre el que nos encontrábamos, en el que nos perdimos y no nos pudimos alcanzar más.

El reloj siguió marcando las 6:00 P.M. hasta que no soportó nuestra presencia que el algún momento se convirtió en un cambio y se formó una ausencia, en la que ahora nos encontramos.

Las Mentes

septiembre 15, 2008

Digamos que existen dos tipos de mentes poéticas: una apta para inventar fábulas y otra dispuesta a creerlas.

Galileo Galilei

Yesterday

septiembre 13, 2008

Yesterday,
All my troubles seemed so far away,
Now it looks as though they’re here to stay,
Oh, I believe in yesterday.

Suddenly,
I’m not half the man I used to be,
There’s a shadow hanging over me,
Oh, yesterday came suddenly.

Why she
Had to go I don’t know, she wouldn’t say.
I said,
Something wrong, now I long for yesterday.

Yesterday,
Love was such an easy game to play,
Now I need a place to hide away,
Oh, I believe in yesterday.

Why she
Had to go I don’t know, she wouldn’t say.
I said,
Something wrong, now I long for yesterday.

Yesterday,
Love was such an easy game to play,
Now I need a place to hide away,
Oh, I believe in yesterday.

Mm-mm-mm-mm-mm-mm-mm.

Hoy

septiembre 13, 2008

Hoy

Como ayer

Hoy como ayer

Tú y yo de nuevo

Encontrados otra vez…

Unidos por el anhelo

Como suspiro que deja

Calíope y Melpómene

Inundando caricias ya rotas

E iluminando espejos sin reflejos

Viendo que el tiempo

Sigue…

Sigue pasando

Y Hoy…

Como Ayer

Nunca volverá a ser

Lo que fue.